Apple patina con el lanzamiento del HomePod

0
57

El altavoz inalámbrico no cumple las expectativas de la propia compañía, según las primeras valoraciones de los analistas

Hace casi un año que Apple afirmó haber “reinventado la música en el hogar”. Con ese ambicioso lema anunció el HomePod, su primer altavoz inteligente en junio de 2017 que, pasados más de diez meses, acumula un retraso importante en su salida a la venta, un defecto que mancha su elegante diseño y un lanzamiento inicial muy limitado, en tan solo tres países y con algunas de sus funciones principales aún inactivas. Por último, las ventas del HomePod han defraudado las propias previsiones de la propia compañía de la manzana, según acaba de desvelar Bloomberg.

La agencia de noticias afirma que Apple ha reducido su previsión de ventas y ha cancelado algunos pedidos a Inventec Corp, “una de las empresas que fabrica el HomePod”. El informe de Bloomberg detalla además que, aunque el HomePod comenzó fuerte tras su lanzamiento el pasado 9 de febrero, en pocas semanas se desplomó hasta solo un 4% de las ventas de altavoces inteligentes, un mercado fuertemente dominado por los dispositivos Amazon Echo. A estas cifras no oficiales, proporcionadas por los analistas de Slice Intelligenge, el informe añade que, según trabajadores de tiendas oficiales de Apple, los HomePod se acumulan en sus almacenes y “apenas se venden unos diez al día”.

Las reservas anticipadas online y la fuerte demanda en los primeros días del HomePod en el mercado hacían presagiar un nuevo éxito de Apple, como los obtenidos con el iPhone, el Apple Watch o, más recientemente, con los auriculares inalámbricos AirPods —todos ellos productos que también salieron a la venta tras retrasos, problemas de fabricación o lanzamiento en un número limitado de países.

Solo en tres países
Sin embargo, el HomePod ha marcado un extraño hito en la historia reciente de Apple pues, transcurridos dos meses de su lanzamiento, solo se vende en Estados Unidos, Australia y Reino Unido. Y es que, como sus competidores, este altavoz inteligente solo entiende órdenes como “Ponme el último disco de David Bowie” si se las dan en inglés. Además, ese lanzamiento inicial limitado estaba previsto para diciembre de 2017, pero a última hora Apple anunció que el HomePod no estaba terminado a tiempo y se perdió la campaña de Navidad, en la que los altavoces inteligentes Amazon Echo fueron uno de los regalos estrella en EEUU.

Mientras que Amazon tiene una variada oferta de altavoces inteligentes —cuyos precios van de los 50 a los 230 dólares—, Apple decidió lanzar un único modelo de gama alta —a 350 dólares, es decir, más caro que su nuevo iPad— centrado en ofrecer una calidad de sonido muy superior a sus rivales. Y, al menos en eso, el HomePod ha logrado satisfacer incluso a los exigentes críticos de las revistas para audiófilos.

En las pruebas a fondo del altavoz inteligente llaman la atención valoraciones como “no es tan inteligente” y también el poco entusiasmo que genera su experiencia de uso, que es uno de los puntos fuertes tradicionales de los dispositivos de Apple

La excelente calidad de sonido que Apple logra con el HomePod —de menos de 20 centímetros de alto— es un halago unánime en todos los análisis. Para conseguirla, aloja en su interior un complejo sistema de pequeños altavoces y micrófonos, que le permiten adaptarse a las dimensiones de la sala y a su posición dentro de ella. Sin embargo, en esas pruebas a fondo del altavoz inteligente llaman la atención valoraciones como “no es tan inteligente” y también el poco entusiasmo que genera su experiencia de uso, que es uno de los puntos fuertes tradicionales de los dispositivos de Apple.

La renovada versión del asistente por voz Siri que incluye el HomePod no es tan completo como los asistentes de los altavoces de Amazon y Google, que son capaces de reconocer a los diferentes usuarios de la casa. Además, Siri solo permite poner canciones de Apple Music y no de Spotify o de radios por Internet. El HomePod funciona bien como complemento de teléfonos y tabletas de Apple, pero sus limitadas conexiones (solo vía WiFi) impiden llevarle el sonido del televisor o de dispositivos móviles de otras marcas.

Su otra gran carencia es, precisamente, la ausencia de una de las grandes promesas para el HomePod: la capacidad de emparejar varias unidades y así funcionar dos en estéreo o hacer que suene la misma música en múltiples altavoces dentro de la misma casa. Ambas funciones dependen del protocolo AirPlay 2, que Apple debería haber lanzado en septiembre junto con el sistema operativo iOS 11 pero que aún no está listo después de más de seis meses.

Al margen del informe de Bloomberg —basado en estimaciones parciales de ventas online y en testimonios puntuales, que podrían no reflejar las ventas reales—, lo cierto y muy llamativo es que Apple ha sacado al mercado un producto incompleto y que tiene mucho trabajo por delante si pretende “reinventar la música en el hogar” o, por lo menos, encontrar un hueco en un nicho de mercado ya ocupado con productos muy variados y versátiles.