Brasil se estrella ante Bélgica

0
261

La canarinha se queda fuera del Mundial tras caer en los cuartos ante la selección de Roberto Martínez (1-2), que peleará ante Francia por una plaza en la final

No habrá hexacampeonato para Brasil en Rusia. No fue el Mundial de la canarinha. Ni de Neymar. Bélgica, en un ejercicio perfecto de contragolpe y resistencia, les dejó en la cuneta en los cuartos de final. Los chicos de Roberto Martínez, comandados por un extraordinario Hazard, capaz de comprender el juego a la perfección, la potencia de Lukaku y la precisión de De Bruyne avasallaron a Brasil en una primera mitad que confirmó la apuesta belga en Rusia: defender, correr y marcar. Así lo hicieron, respaldados siempre por un sobresaliente Courtois, solo superado por un cabezazo inalcanzable. Antes, un gol en propia puerta de Fernandinho y una contra vertiginosa culminada por el volante del City noquearon a Brasil.

El tanteo y respeto inicial lo rompió una acción desafortunada. Córner a favor de los Red Devils botado al primer palo sin aparente peligro y gol de Bélgica. No se acercó ningún belga al perímetro de la pelota, pero la falta de entendimiento entre los zagueros cariocas terminó con Fernandinho rematando a su propia red. El gol dio paso a un intercambio de golpes con Brasil dominando y Bélgica corriendo. Claudicó a Courtois el grupo de Tite y no falló De Bruyne en un contragolpe marca de la casa arrancado por Lukaku y culminado por el talentoso mediapunta con un disparo seco y raso pegado al pelo de Allison.

El segundo golpe belga tampoco alteró el guion y solo el paso del tiempo y el desgaste acrecentó la insistencia y el asedio de Brasil. Una vez Neymar, otra Coutinho, a veces Gabriel Jesús y otra Firmino. No atinaba nadie. No era el día de los astros brasileños, que solo encontraron cierta esperanza en un perfecto testarazo de Renato Augusto que no alcanzó Courtois. Fue el único balón que no atrapó el todavía meta del Chelsea, que se guardó su última intervención para quitarle la gloria a Neymar. Se le escapó al atacante en un preciso disparo en el descuento que palmeó el arquero. Rusia no era para él ni para Brasil.