Casi un 4 por ciento de los estadounidenses sufren de alergias a los alimentos

0
226

Un estudio encuentra que la alergia más común es al marisco, pero el cacahuate también es una gran amenaza

Millones de estadounidenses tienen que evitar el marisco, el huevo, el cacahuate o la soya para evitar reacciones alérgicas, que pueden ser desde calambres estomacales hasta una inflamación potencialmente letal de las vías respiratorias, muestra una nueva investigación.

Aproximadamente un 4 por ciento de los estadounidenses tienen una alergia a un alimento, y las mujeres y los asiáticos son los más afectados, encontró el estudio.

“Los informes recientes sugieren que las alergias a los alimentos están aumentando, y ha habido más hospitalizaciones relacionadas con alergias a los alimentos en la última década”, apuntó la investigadora líder, la Dra. Li Zhou, de la división de medicina general y atención primaria del Hospital Brigham and Women’s, en Boston.

Se calcula que las alergias a los alimentos cuestan a Estados Unidos 25 mil millones de dólares al año, dijo Zhou.

En el estudio, Zhou y sus colaboradores revisaron casi tres millones de expedientes médicos, e identificaron a 97,000 pacientes que sufrían de alergia a uno o más alimentos, o una intolerancia a un alimento.

La alergia más común fue al marisco, como los camarones o la langosta, dijo Zhou.

“Además, uno de cada 6 pacientes con una alergia o una intolerancia a un alimento tenía una anafilaxia [una inflamación potencialmente letal de las vías respiratorias] documentada”, anotó.

Otras alergias comunes a los alimentos incluían a las frutas o verduras, los lácteos y el cacahuate, encontraron los investigadores.

Las alergias a los alimentos pueden conducir a reacciones como urticaria, anafilaxia, falta de aire, respiración sibilante, picazón, inflamación o reacciones alérgicas llamadas intolerancias, dijo Zhou.

Su equipo encontró que casi 13,000 pacientes eran alérgicos o tenían una intolerancia a los cacahuates, lo que incluía a más de 7,000 que habían experimentado urticaria, anafilaxia u otras reacciones.

Pero solo uno de cada 5 pacientes con una alergia a los cacahuates recibió una prueba de seguimiento para la alergia, dijo Zhou.

Dada la cantidad de personas en Estados Unidos con alergias a los alimentos, los investigadores creen que se necesitan más alergólogos.

“El espectro de gravedad observado en las alergias a los alimentos resalta la necesidad crítica de más evaluaciones de las alergias”, enfatizó Zhou.

El informe aparece en la edición del 31 de mayo de la revista Journal of Allergy and Clinical Immunology.

Además de al marisco, las alergias al cacahuate, a las nueces de árbol, a los huevos y a la leche son comunes, apuntó la Dra. Alisa Muñiz Crim, gastroenteróloga en el Hospital Pediátrico Nicklaus, en Miami.

Los pacientes que tienen una reacción anafiláctica a un alimento deben excluir ese alimento de su dieta, señaló Crim, que no participó en el estudio.

“Muchos de esos pacientes deben llevar un EpiPen, que contiene el fármaco epinefrina que funciona de forma rápida para abrir las vías respiratorias, permitiendo que el paciente respire”, explicó.

Entre los niños, las reacciones comunes son calambres estomacales, vómitos, sarpullidos en la piel y diarrea, dijo Crim.

Algunas alergias a los alimentos pueden tratarse al exponer de forma gradual a los pacientes a cantidades crecientes del alimento que provoca la alergia hasta que desarrollen una tolerancia al mismo, señaló Crim. Pero en las personas con alergias graves, el mejor tratamiento es la evitación, junto con antialérgicos, dijo.

Crim cree que las escuelas deben tener kits que incluyan un EpiPen para tratar a los niños que tengan una reacción alérgica.

El Dr. James Baker Jr., director ejecutivo y director médico de Food Allergy Research and Education, dijo que es preocupante que uno de cada 6 pacientes con una alergia a un alimento en este estudio haya experimentado anafilaxia.

“Evitar o prevenir esas reacciones graves es esencial para garantizar la seguridad de los individuos con alergias a los alimentos”, planteó.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTES: Li Zhou, M.D., Ph.D., division of general medicine and primary care, Brigham and Women’s Hospital, Boston; Alisa Muniz Crim, M.D., gastroenterologist, Nicklaus Children’s Hospital, Miami; James Baker Jr., M.D., CEO and chief medical officer, Food Allergy Research and Education; May 31, 2017, Journal of Allergy and Clinical Immunology

HealthDay