Chicharito confirma que toda la selección mexicana acudió a la polémica fiesta

0
50

El delantero corrobora la información publicada por EL PAÍS sobre la celebración de su cumpleaños y especifica que el portero Corona no asistió

Javier Chicharito Hernández ha afrontado un asunto de alta tensión en la selección mexicana. El delantero ha confirmado la información publicada este viernes por EL PAÍS que afirmó que todos los integrantes del combinado asistieron a la polémica fiesta en una casa de lujo en ciudad de México. El exjugador del Real Madrid dijo que únicamente el portero Jesús Corona no asistió a su cumpleaños. Este evento privado se ha convertido en un quebradero de cabeza desde que un medio mexicano afirmó que se había tratado de una fiesta de solo nueve jugadores con 30 prostitutas.

La celebración fue planeada por los tres capitanes del equipo Rafael Márquez, Andrés Guardado y Guillermo Ochoa en Las Lomas, una zona lujosa en Ciudad de México. La reunión se llevó a cabo el sábado 2 de junio, después de la despedida de la selección contra el combinado de Escocia, y la invitación se hizo a todos. “O todos o ninguno”, contó a EL PAÍS uno de los invitados. “Yo invité a todos los jugadores para que pudieran asistir”, ha dicho Hernández este domingo desde Dinamarca en una transmisión en Facebook.

La revista de prensa rosa, TV Notas, había señalado que a la reunión entre futbolistas en su día libre habían asistido 30 escorts, o prostitutas. Esa versión había sido desmentida por diversas fuentes consultadas por este diario. “Jamás hubo escorts. No se pagó para ningún tema similar. Es hasta una falta de respeto para todos los invitados que estuvieron ahí”, comentó Chicharito, que viaja mañana a Rusia con el resto de los seleccionados. “No hicimos algo absolutamente malo”, zanjó el atacante.

La publicación de fotografías de Guillermo Ochoa, Héctor Herrera, Jesús Manuel Corona, Jesús Gallardo, Marco Fabián, Carlos Salcedo, Raúl Jiménez, Giovani y Jonathan Dos Santos provocó grietas entre la concentración de México entre los futbolistas que querían repartir culpas y los que prefirieron cuidar sus propios intereses. “Era una fiesta para cerrar filas, unir al grupo, llegar bien”, había mencionado uno de los asistentes cercanos al círculo de los seleccionados, quien pidió anonimato a EL PAÍS. La mayor molestia fue por el caso de Herrera. El mediocampista del Oporto dejó los entrenamientos en Copenhague para viajar hacia Portugal para hablar con su familia. Durante los días pasados, el futbolista consideró no asistir al Mundial por ese asunto.

“Fue en nuestro rato libre como dijo también nuestro capitán Andrés [Guardado]”, insistió Javier Hernández. La declaración es similiar a la que ofreció Guillermo Cantú, secretario general de la Federación Mexicana de Fútbol, a petición de este diario: “Cuando los jugadores se encuentran fuera del régimen de concentración de la selección nacional de México disponen de total autonomía y libertad, como no podría ser de otra manera, para decidir y hacer, bajo su entera responsabilidad, lo que consideren oportuno con sus vidas”.

“Visto lo visto, como se ha dado todo, si tengo la oportunidad de volverlo a hacerlo creo que no lo volveríamos a hacer, esa es la realidad”, opinó Chicharito quien restó importancia al tema para abocarse a hablar sobre el partido de debut contra Alemania del próximo domingo 17. Contra Dinamarca, el Tri perdió 2-0, “no fue el resultado idóneo”. “Yo quiero ser campeón del mundo, queremos ser campeones, no queremos menos. Ojalá que todo pueda conspirar a nuestro favor”, estimó el jugador emergido de las Chivas de Guadalajara.