Colombia pide unidad a la ONU para lograr “el fin de la dictadura” en Venezuela

0
78

El país andino es el que, con un millón de refugiados, más ha sufrido los efectos de la emergencia migratoria

El mundo debe unirse para lograr “el fin de la dictadura” en Venezuela y paliar el “éxodo trágico” de millones de personas. El presidente colombiano, Iván Duque, se estrenó este miércoles en la Asamblea General de Naciones Unidas con unas palabras durísimas, sin matices, contra el Gobierno de Nicolás Maduro. El discurso fue más allá de las insalvables diferencias ideológicas y sustentó la petición de ayuda en las consecuencias de la gravísima crisis que golpea al país caribeño. La gestión del chavismo repercute en la vida de los venezolanos, pero se ha convertido también en el principal problema de la región y de América. “Este es un reto global”, defendió.

Duque, que asumió el cargo hace mes y medio, esbozó algunos de los principales objetivos de su programa, del desarrollo del proceso de paz tras la desmovilización de las FARC y la lucha antidrogas, pero vinculó esos desafíos a la emergencia de Venezuela. “Ese desafío que nuestro país vive en la actualidad son miles de rostros temerosos, con frío en los huesos, hambre en el estómago y dolor de patria”, afirmó el sucesor de Juan Manuel Santos. “Son los hermanos venezolanos que huyen de la dictadura”

Colombia, que comparte más de 2.200 kilómetros de frontera con Venezuela, es el país que más ha sentido los efectos, sociales y económicos, de ese éxodo. El mandatario comparó el fenómeno con la crisis de refugiados sirios en Europa. “Mientras que el conflicto en Siria ha generado un flujo de 600.000 migrantes al año tan solo a Turquía en un periodo de seis años, Colombia, en menos de dos años, les ha abierto las puertas a casi un millón de hermanos venezolanos”, afirmó. “Los hemos recibido con afecto y siempre lo haremos a pesar de cualquier dificultad social y fiscal porque nos une la fraternidad”, prosiguió. “Pero no podemos dejar de llamar las cosas por su nombre. Estamos viviendo la crisis migratoria y humanitaria más indignante de la historia reciente de la región, por cuenta de una dictadura que aniquiló las libertades”.

Con estas premisas, Duque instó a la comunidad internacional, que en los últimos dos años ha redoblado la presión al régimen venezolano, a “pedir de inmediato la libertad de los presos políticos e identificar rápidamente las mejores soluciones a esta crisis”, sin mencionar a cuáles se refería. Colombia suscribió ayer junto con Canadá, Argentina, Perú, Chile y Paraguay una denuncia para que la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya investigue a Maduro, que también viajó a Nueva York para participar en la Asamblea de la ONU.

A esta iniciativa se sumó, la semana pasada, la decisión de Naciones Unidas de designar a un representante especial para los refugiados y los migrantes que huyen de Venezuela, que será Eduardo Stein, vicepresidente de Guatemala. Sin embargo, estas medidas, en opinión de Duque, “deben ser acompañadas por la creación de un fondo multilateral para atender a la población migrante”. Esto es, mayores inversiones para afrontar la crisis.