¿Cómo Facebook puede “explotar” la psicología humana?

0
134

La red social es concebida como algo adictivo que genera cada vez más necesidad de “recompensa”

El cofundador y primer presidente de Facebook Sean Parker reconoció que la red social fue creada con el fin de “explotar una vulnerabilidad de la psicología humana: la retroalimentación de la validación social”. Es decir, desde su comienzo en 2004, la red creada por Mark Zuckemberg, es concebida como algo adictivo.

Según el periódico británico The Guardian, desde su creación se buscó la manera de atraer a las personas a esta red social y hacer que consuman mucho tiempo en ella, y fue a partir de allí que surgió el famoso “me gusta” que daría a los usuarios un “pequeño golpe de dopamina” para alentarlos a subir cada vez más contenido.

Hoy, 13 años después, Facebook cuenta con más de dos mil millones de seguidores. La mitad de los usuarios la visitan a diario y cada vez más indican que no pueden vivir sin consultar su perfil. Esto se trata de una adicción a la realidad virtual que hace que muchos jóvenes ya no sepan distinguir cuál es el mundo real.

En Proyecto Hombre, una asociación española que trata a pacientes de drogadependencias y otras adicciones, los casos atendidos por un uso problemático de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) pasó de 0,42% en 2013 a un 2,6% en 2016. Según su presidente, Luis Bononato, “el perfil son jóvenes de entre 16 y 17 años que reconocen un uso abusivo”.

Tiempo virtual por Tiempo real

La señal de alarma, para el coordinador terapéutico de otra organización, Dianova, Antonio Jesús Molina, es cuando el adolescente comienza a sustituir “el tiempo real con relaciones reales por tiempo virtual”. Para molina la abstinencia cero es “imposible”, por lo que lo recomendado es que se tenga un uso controlado de las redes y la tecnología.

Según los especialistas, lo que generan las redes sociales es la necesidad de “recompensa” entre los usuarios.

Txaio Ponce de León, una adicta recuperada de 44 años, comparó la adicción a estupefacientes con la de las tecnologías y señaló al diario español ABC que “la conducta es la misma, el daño es el mismo: les aparta de la sociedad”, y agregó que se está “ante un problema que en un futuro va a suponer muchos trastornos. El uso abusivo de las TIC crea una dependencia a esa realidad virtual como lo hace una droga. El joven quiere evadirse como cuando consume un porro. El padre debe preocuparse cuando su hijo dedica más tiempo al móvil que al estudio o el deporte”, aseguró.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) todavía no admitió a las TIC dentro de su clasificación de trastornos. Pero para tener en cuenta, según el American Journal of Psyquiatry, los síntomas de esta adicción son el enojo o la depresión que genera cuando no se puede utilizar esta tecnología, el aislamiento social y el bajo rendimiento escolar o laboral.