Disney responde al pulso con Comcast y sube su oferta por los activos de Fox

0
103

El logo de Disney en Times Square, en Nueva York. DREW ANGERER GETTY IMAGES

La compañía eleva su propuesta de compra por 21st Century Fox a 71.300 millones después de que Comcast hiciera una de 65.000 millones

El grupo Walt Disney trata de parar los pies a Comcast. El conglomerado de medios revisó al alza los términos de la oferta que ya había pactado con Twenty First Century Fox para adquirir sus activos de entretenimiento, poniendo sobre la mesa 71.300 millones de dólares (61.450 millones de euros). Es una mejora considerable respecto a los 52.400 millones originales y cuando se compara con los 65.000 millones que la semana pasada propuso el operador de cable.

La respuesta de Disney se conoció el mismo día en el que el consejo de administración de Fox tenía previsto reunirse para llegar a una decisión sobre la oferta de Comcast. Sin embargo, el grupo controlado por la familia Murdoch no tardó en hacer público que seguía adelante con su primera pretendiente, porque consideraba su oferta es “superior”. Sus acciones subieron un 7% en la sesión.

Bob Iger, consejero delegado de Disney, se reunió el martes por la noche con Rupert Murdoch, patrón de Twenty First Century Fox, para presentarle los nuevos términos de la oferta. Equivale a valorar los activos que queden al margen de New Fox a 38 dólares el título. La mitad del pago se desembolsará en efectivo y el resto intercambiando acciones, además de asumir buena parte de la deuda.

Comcast era distribuidor de contenido que empezó a desplazarse hacia la creación con la compra de NBCUniversal. Disney, por su parte, está haciendo el proceso pero en sentido contrario. El objetivo de ambas es llegar al mismo lugar, ofrecer directamente los programas y las películas al consumidor como hacen Netflix, Amazon, Google y Facebook a través de sus plataformas streaming.

Iger es un ejecutivo agresivo y su compañía cuenta con los recursos suficientes para pagar lo que haga falta por los activos en los que cree. Disney siguió esta estrategia con los estudios de animación Pixar y Marvel. Esta vez, además, es una cuestión puramente de supervivencia que está forzando a los grupos de medios tradicionales a consolidarse para competir frente a los nuevos actores.

Nuevo modelo
Los analistas de Wall Street ya anticiparon que Iger no cedería, porque los activos de Fox encajan perfectamente con su estrategia para transformar Disney y convertirse en una plataforma streaming. El modelo de negocio que seguía hasta ahora se está quedando desfasado en la era de Internet y en mercados como el de EE UU gana fuerza la tendencia de abandonar los servicios de cable.

Disney tiene previsto estrenar el próximo año su propia plataforma streaming para rivalizar con Netflix. Pero aunque es la que parte como favorita en la puja por los activos de Fox y tiene los recursos para llevarla a buen puerto, en el parqué neoyorquino no se descarta que Comcast pueda tratar ahora de igualarla porque la operación le permitirá expandir su presencia internacional.