EEUU: centroamericanos continúan esperando en frontera

0
356

Hasta el martes, Aduana había aceptado procesar a 28 miembros de la caravana. Foto: AP

Fuente: AP

Hombres, mujeres y niños centroamericanos acamparon el miércoles 2 de mayo de 2018 en una plaza pública del norte de México por cuarto día consecutivo, a la espera de que Estados Unidos procese sus solicitudes de asilo.

Hasta la tarde del martes, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés) había aceptado procesar a 28 miembros de la caravana en el cruce de San Ysidro en San Diego, por lo que unos 100 continúan esperando del lado mexicano, refugiándose de la lluvia debajo de lonas.

Se permitió que alrededor de 20 miembros de la caravana cruzaran un largo puente hasta un área de espera ubicada justo afuera de un edificio en el que se encuentran las cabinas de inspección estadounidenses, en donde también se colocaron lonas como resguardo.

Las autoridades migratorias de México y los directores de refugios privados para inmigrantes se reunieron el martes por la noche con algunos de los organizadores de la caravana, pidiéndoles gentilmente que volvieran a los albergues de manera temporal.

A través de un comunicado conjunto, la Comisión Nacional de Derechos Humanos y dependencias del estado de Baja California indicaron que sus prioridades son garantizar la seguridad de las mujeres embarazadas y los niños y mantener el orden, además de respetar el derecho de los solicitantes de asilo a manifestarse.

Las autoridades mexicanas enviaron médicos y enfermeras el miércoles al campamento para realizar exámenes médicos y repartir medicamentos a las personas que sufren de problemas respiratorios y dolor de estómago.

Los organizadores de la caravana señalaron que son los solicitantes de asilo los que deciden dónde dormir.

“Nuestro trabajo es darles la información más precisa que podamos. Al final, es su decisión y nosotros los apoyamos”, dijo Roberto Corona, líder de Pueblo Sin Fronteras.

Las autoridades estadounidenses señalan que las restricciones temporales de capacidad han obligado a los solicitantes a esperar en territorio mexicano.

La CBP dijo que hubo un incremento de mexicanos solicitando asilo en la semana previa a la llegada de la caravana de centroamericanos, y que los mexicanos continuaron congregándose afuera del edificio de inspección esta semana a la espera de su turno.

En 2016, cuando los inspectores fronterizos de San Diego se vieron copados por el arribo de cientos de haitianos, la agencia migratoria mexicana creó una lista de espera que rebasaba las cinco semanas.

Las autoridades mexicanas se han esforzado por acomodar a los miembros de la caravana durante su travesía de un mes, permitiéndoles que crucen el país, y ofreciéndoles por momentos una escolta policiaca.