EEUU pide más sanciones contra Corea del Norte tras otro disparo de un misil

0
114

Donald Trump pidió aplicar mayores sanciones contra la dictadura norcoreana. Foto: Archivo

Fuente: AFP
Estados Unidos pidió este domingo sanciones más fuertes contra Corea del Norte tras el lanzamiento de un nuevo misil, el primer test balístico del régimen comunista desde la investidura de un nuevo presidente en Corea del Sur.

El misil, lanzado desde la estación de Kusong, en el noroeste del país, fue disparado hacia las 05H30 hora local (20H30 GMT) y recorrió cerca de 700 kilómetros antes de caer en el mar de Japón, indicó el Estado Mayor Conjunto de Seúl.

“Que esta nueva provocación sirva de llamamiento a todas las naciones para implementar sanciones mucho mas fuertes contra Corea del Norte”, pidió la Casa Blanca en un comunicado.

El misil impactó “tan cerca de suelo ruso (…) que el presidente no puede imaginar que Rusia esté contenta”, añadió la Casa Blanca.

Estados Unidos y Japón pidieron una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para examinar el tema. La sesión se realizaría el martes, dijo misión de Uruguay, país que preside el Consejo de Seguridad.

Rusia le resto entidad al ensayo norcoreano. El ministerio de Defensa ruso afirmó más tarde que el misil se había estrellado a unos 500 km de su frontera y que “no representa ningún peligro” para el país, según un comunicado difundido por las agencias de prensa rusas.

El Kremlin dijo que el presidente ruso Vladimir Putin y el presidente chino Xi Jinping expresaron su preocupación “por la escalada de tensiones” durante una reunión en Pekín.

China reaccionó pidiendo “moderación” y recordó que “se opone a la violación por parte de Corea del Norte de las resoluciones del Consejo de Seguridad”, indicó el ministerio de Exteriores en un comunicado.

Por su parte la Unión Europea afirmó que este lanzamiento norcoreano supone una “amenaza para la paz y la seguridad internacionales”.

Tras el lanzamiento, el nuevo presidente surcoreano Moon Jae-In, investido esta semana, convocó una reunión de emergencia con su gabinete de seguridad.

“El presidente (…) expresó su profundo pesar después de la provocación insensata del Norte, lanzada sólo días después del inicio de un nuevo gobierno en el Sur”, dijo un portavoz presidencial.

El Comando del Pacífico del ejército de Estados Unidos confirmó el lanzamiento y explicó que el tipo de misil todavía está siendo evaluado.

Se trata del segundo lanzamiento de un misil en cerca de dos semanas y el primero desde que Moon Jae-In llegó al poder.

En febrero, Pyongyang, disparó un misil desde la misma posición que logró recorrer cerca de 500 kilómetros.

– “Grave amenaza” para Japón –

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, calificó el lanzamiento del domingo como “totalmente inaceptable” y de “grave amenaza” para Tokio.

El misil se mantuvo en el aire durante una media hora, antes de caer en el mar de Japón, situado entre los dos países, informó el portavoz del gobierno japonés, Yoshihide Suga.

Otra misil de prueba lanzado en marzo también cayó en una zona muy cercana a Japón, desatando alarma en Tokio.

Desde el año pasado Corea del Norte ha realizado dos tests nucleares y decenas de pruebas de misiles balísticos, en su intento de desarrollar armamento que pueda alcanzar el territorio de Estados Unidos.

Washington advirtió que todas las opciones militares están sobre la mesa, aunque recientemente Donald Trump suavizó su discurso y dijo que estaría “honrado” de reunirse con el líder norcoreano Kim Jong-un.

En su discurso de investidura, Moon, que a diferencia de sus predecesores es favorable al diálogo con el Norte, dijo estar dispuesto a visitar Pyongyang si se dan las “circunstancias” adecuadas.

Pero este domingo el nuevo presidente advirtió que el diálogo sólo será posible si “el Norte cambia de actitud”.

El sábado, una alta funcionaria de la diplomacia de Corea del Norte, Choe Son-Hui, jefa del la oficina para Norteamérica del ministerio de Exteriores, aseguró que Pyongyang aceptaría contactos con Estados Unidos si se dan las “condiciones adecuadas”.

Choe hizo estas declaraciones a su regreso de Oslo, donde se entrevistó con académicos y exfuncionarios estadounidenses, según la agencia surcoreana Yonhap.

Preguntada sobre si Corea del Norte está dispuesta a dialogar con el gobierno del Sur, Choe respondió: “Ya veremos”.