El Error 53 de iPhone podría costarle una demanda millonaria a Apple en Australia

0
219

El organismo encargado de defender a los consumidores ha demandado a los de Cupertino por inutilizar terminales que había sido reparados por terceros y no en el servicio oficial

El Error 53 en iPhone es muy popular y depende de para quién, se trata de una medida de seguridad o de una práctica ciertamente ilegal o incluso monopolística. Y es que cuando un terminal de Apple muestra ese mensaje, se queda sin funcionar y los datos son irrecuperables.

Si esto sucede es porque algo pasa con el Touch ID, el sistema de reconocimiento dactilar del iPhone. Cuando se produce un cambio de pantalla no autorizado o defectuoso, se puede producir un error en la verificación. Según la compañía, «el Error 53 aparece cuando el dispositivo no supera una prueba de seguridad. Esta prueba se ha diseñado para comprobar si el Touch ID funciona correctamente antes de que el dispositivo salga de fábrica y no debería afectar a los clientes».

Mute
Loaded: 0%Progress: 0%
Ad00:00:00Skip in 15…
El problema está cuando el terminal ha sido manipulado por un tercero «sin permiso». Es decir, cuando un usuario ha llevado a reparar su terminal a un servicios técnico que no es oficial. Y es que llevar el iPhone a reparar a la App Store suele resultar más caro que hacerlo en otro lugar. Es aquí cuando entra la otra visión.

La ACCC (Australian Competition and Consumer Commission) de Australia, el organismo encargado de defender a los consumidores, ha decidido demandar a Apple esta semana alegando que utilizó una actualización del software para que los iPhones que había sido reparados por terceros, generalmente porque tenían la pantalla rota, dejaron de funcionar.

Según la denuncia, los de Cupertino lanzaron una actualización del iOS a cientos de teléfonos inteligentes y tabletas que fueron reparados. Apple se negó, después, a desbloquearlos con el argumento de que los clientes habían llevado los dispositivos a arreglar a sitios ajenos a la compañía.

La ACCC ha decidido actuar contra Apple «por presuntas representaciones engañosas de la garantía de los consumidores» alegando que los de Cupertino han realizado «declaraciones falsas, engañosas sobre los derechos de los consumidores» con respecto a la ley que rige en Australia, la cual recoge que los derechos de garantía del consumidor «existen independientemente de la garantía de cualquier fabricante y no se extinguen simplemente porque los bienes sean reparados por un tercero».

El organismo australiano recuerda que «el hecho de que un componente de un dispositivo Apple sea reparado o reemplazado por alguien que no sea Apple no puede, por sí mismo, extinguir el derecho del consumidor».

Rod Sims, presidente de ACCC, recuerda: «Los derechos de garantía del consumidor bajo la Ley del Consumidor de Australia existen independientemente de la garantía de cualquier fabricante y no se extinguen simplemente porque un consumidor tiene bienes reparados por un tercero». En su opinión, la actuación de Apple «puede disuadir a otros clientes de tomar decisiones informadas sobre sus opciones de reparación, incluidas las que pueden ofrecerse a un costo menor que el fabricante».

«A medida que los bienes de consumo se vuelven cada vez más complejos -continua-, las empresas también deben recordar que los derechos del consumidor se extienden a cualquier software». Y es que los de Cupertino han dicho a los clientes que le han solicitado la reparación que no están obligados a llevar a cabo los arreglos de forma gratuita.