El Pentágono teme que un ataque a Siria desate una escalada “fuera de control”

0
39

El secretario de Defensa, Jim Mattis, enmienda a Trump y afirma ante el Congreso que “aún no se ha tomado una decisión” sobre la intervención en Siria

El juego ha ido demasiado lejos. Tras días de caos y frivolidad presidencial, el secretario de Defensa, Jim Mattis, trató de imponer la calma en la crisis siria y alertó ante el Congreso del riesgo de que un ataque pueda desencadenar “una escalada fuera de control” en el mayor polvorín de Oriente Próximo. “Una de mis mayores preocupaciones es evitarlo”, dijo el teniente general Mattis. En las antípodas de la aceleración de Donald Trump, el jefe del Pentágono señaló que aún no se había tomado la decisión de golpear a Siria.

Un día la intervención es inminente. Al otro puede no ocurrir nunca. Un día la andanada será con “misiles bonitos, nuevos e inteligentes”; al otro nada está claro. El presidente de Estados Unidos ha impuesto al conflicto sirio su impronta. Imprevisible, frívolo, fatuo, el mandatario que lidera la coalición que prepara la represalia contra el régimen de Bachar El Asad por el uso de armas químicas en Duma, ha alarmado a su propio equipo y desatado un aluvión de críticas.

Los reproches a su zigzagueante gestión, calificada por The Washington Post de “huracán de impulsos”, y por The New York Times como “el triunfo de la contradicción”, llegan de todos los flancos y han puesto en evidencia su ligereza. Durante años, el multimillonario criticó a Barack Obama por dar extensas argumentaciones sobre sus operaciones militares. Para el republicano daban pistas al enemigo. “Yo no entraría en el conflicto sirio y si lo hiciese sería por sorpresa y no soltándolo en todos los medios”, dijo en 2013, cuando Obama sopesaba un ataque a Siria. Una posición que esta semana ha pisoteado él mismo.

Desde el domingo, el comandante en jefe no solo ha alertado de una intervención sino que ha avanzado que sería con misiles. Dos datos que han pulverizado el factor sorpresa y situado a Trump en el ojo del huracán. Cercado por las críticas, el presidente ha tratado de salir del apuro esta mañana con un nuevo tuit: “Nunca dije cuándo iba a ocurrir el ataque a Siria. ¡Podría ser muy pronto o no tan pronto! En todo caso, los Estados Unidos, bajo mi Administración, ha realizado un gran trabajo limpiando la región del ISIS”.

La intervención matutina, más que acallar la polémica, volvió a prenderla. El nuevo giro sólo añadía confusión en un momento altamente delicado, cuando los mandatarios de Francia y el Reino Unido, con opiniones públicas radicalmente contrarias a Trump, estaban dilucidando su participación.

En la Casa Blanca, según medios estadounidenses, se ha pasado de la sorpresa por la locuacidad bélica de Trump, algo que evitó en el ataque de abril de 2017, al intento de controlar los daños. En cabeza de la operación se ha puesto el secretario de Defensa, el teniente general Jim Mattis, el hombre sobre el que recae la responsabilidad del ataque.

Militar de enorme prestigio, el jefe del Pentágono se ha mostrado gélido y ha evitado dar por hecho cualquier extremo. “No hemos tomado aún ninguna decisión de lanzar un ataque a Siria. Cuando abandone esta sesión, acudiré a una reunión del Consejo de Seguridad Nacional donde presentaremos varias opciones al presidente”, afirmó ante el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes.

Lejos de la retórica belicista del comandante en jefe, Mattis ha indicado que
quiere que se recolecten sobre el terreno evidencias del ataque químico (en el que sí que cree) y que una de sus mayores preocupaciones es prevenir que un ataque a Siria desencadene una “escalada fuera de control” en un país en guerra y con presencia de Rusia, Irán y Turquía. Un temor que han hecho suyos la mayoría de los especialistas y que ha aumentado al descubrirse que Siria está usando bases rusas como refugio de algunos potenciales objetivos.

RUSIA: LA PRIORIDAD ES EVITAR EL RIESGO DE GUERRA
S. POZZI

Rusia hace un llamamiento a Estados Unidos y a sus aliados para que se abstengan de intervenir militarmente en Siria porque, advierte, se entrará en un punto de no retorno. Vassily Nebenzia, el embajador ruso ante las Naciones Unidas, confía por eso que se pueda establecer “un diálogo por los canales adecuados para prevenir un desenlace que puede ser muy peligroso” para toda la región. “Saben que estamos ahí”.

El diplomático ruso hizo estos comentarios tras concluir una reunión del Consejo de Seguridad convocada a petición de Bolivia para tratar las amenazas de la Administración de Donald Trump. “Los mensajes que lanza Washington son muy belicosos”, insiste, “la prioridad inmediata es evitar el riesgo de una guerra”. Nebenzia recuerda que la amenaza de ataque es una violación de la Carta de la ONU.

Los expertos de la agencia que supervisa la prohibición de armas químicas (OPAQ) están ya de camino hacia Siria, con la intención de llegar a la zona del último ataque químico este sábado en la ciudad de Duma. Moscú asegura que “tienen las puertas abiertas”. “Esperamos que puedan hacer su trabajo”, indicó. En este momento, añade, no procede discutir el mecanismo para investigar la autoría.