El presidente Donald Trump firma nuevo veto migratorio que suspende la entrada de ciudadanos de 6 países de mayoría musulmana

0
235

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó este lunes una nueva orden ejecutiva para suspender temporalmente la entrada de ciudadanos de 6 países de mayoría musulmana.

La medida es un nuevo intento de poner en vigor un veto migratorio después de que el aprobado el inicial, aprobado por Trump el 27 de enero, quedara bloqueado por el Poder Judicial tras días de polémicas y protestas.

La suspensión afecta a ciudadanos de Siria, Irán, Libia, Somalia, Yemen y Sudán. A diferencia de la anterior, Irak quedó por fuera del listado.

Otra diferencia fundamental es que su entrada en vigor no es inmediata: será a partir del próximo 16 de marzo.

Además, la directiva incluye una moratoria de 120 días para la entrada de refugiados.

Cambios

El presidente Trump firmó el nuevo decreto de manera privada. El anuncio formal corrió a cargo del secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, el secretario de Estado, Rex Tillerson, y el fiscal general, Jeff Sessions.

Sessions señaló que tres de los seis países incluidos en la suspensión temporal de entrada a EE.UU. son “patrocinadores del terrorismo”. Y agregó que los otros tres han servido de refugio para terroristas o parte de su territorio ha caído en manos de Al Qaeda o el autodenominado Estado Islámico.

El secretario Kelly informó también que la medida “no afecta” a quienes son residentes permanentes de Estados Unidos o cuentan con un visado vigente.

Tillerson añadió: “Mientras las amenazas a nuestra seguridad continúan evolucionando y cambiando, el sentido común dictamina que reevaluemos continuamente los sistemas sobre los que confiamos para proteger a nuestro país”.

La primera orden ejecutiva sobre inmigración desató el caos en decenas de aeropuertos dentro del país mientras que funcionarios de Seguridad Nacional trataban de interpretar cómo se implementaría la medida presidencial.

Esto ocasionó que viajeros de estas nacionalidades permanecieran retenidos y se les prohibiera el ingreso en el país a pesar de contar con residencias permanentes, por ejemplo.

La orden se convirtió en objeto de una disputa legal y finalmente se suspendió por un juez federal en el estado de Washington y fue mantenida por una corte federal de apelaciones.

Religión

Esta nueva orden, con una validez de 90 días, incluye cambios significativos con respecto a la medida original, señaló el corresponsal de la BBC en Washington, Anthony Zurcher.

Para tratar de evitar parte de la confusión que generó la primera, en esta ocasión se aclara que no afecta a residentes permanentes y a ciudadanos con visados válidos.

“Aquellos que tengan residencias permanentes, temporales o visas existentes podrán venir al país”, dijo Zurcher.

Sin embargo, el reclamo de que la orden tiene un tinte de discriminación religiosa continuará presente, indicó el corresponsal.

“Creo que veremos iniciarse otra pelea legal que se seguirá concentrando en el tema religioso, ya que los seis países en la lista son de mayoría musulmana”.

Varias organizaciones de derechos civiles ya se han pronunciado en contra de la nueva medida, a la que han apodado “Veto a los musulmanes 2”.

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) expresó en su cuenta de Twitter: “La libertad religiosa está consagrada en nuestra Constitución y esta nueva prohibición sigue siendo inconstitucional”.

El Centro Nacional de Leyes de Inmigración (NILC, por sus siglas en inglés) insistió en que la prohibición de viaje “permanece con errores fundamentales”.

“Nuestro mensaje al gobierno de Trump, antes y ahora, es este: nos vemos en tribunales”, anunció la organización en un comunicado.