El problema de los cartuchos truchos

0
185

Muchos comercios venden cartuchos de impresora no originales, que, aunque al momento de comprarlos sean más económicos, a la larga tienen un costo mayor

A la hora de comprar cartuchos para la impresora de la casa, un vendedor ofrece rellenar los originales del cliente o intenta venderle una imitación. La persona observa que es más económico que comprar los originales y acepta la oferta. Sin embargo, utilizar un cartucho no original resulta ser más caro, daña la impresora y la calidad de la impresión es de menor calidad.

Norma Merino, gerenta de negocios de suministros y consumibles para HP Inc., dijo a Cromo que consumir un producto no original genera “un montón de costos ocultos”.

Por ejemplo, en los modelos láser suelen romperse los rodillos de transferencia y los turcos que generan calor para derretir el tóner y pegarlo al papel. Esto lleva a que la impresión sea de mala calidad. Al igual que con los cartuchos, cuando el tóner no es original requiere de más tiempo para derretirse y pegarse al papel.

En vías de mejorar la situación, la empresa HP lanzó una campaña para combatir la piratería y proteger a los usuarios. “El objetivo es sacar ese producto del mercado, disminuir el riesgo del consumidor y mantener el mercado más estable”, dijo Merino.

La Dirección Nacional de Aduanas incautó US$ 47,1 millones de bienes piratas en los últimos años, según cifras proporcionadas por HP a Cromo. De esa cifra, US$ 26,3 millones correspondieron al 2016, mientras que US$ 20,8 millones, al 2017.

Antipiratería
Al momento de la adquisición, el precio bajo es un factor para elegir un cartucho de imitación. “Cuando los clientes compran el producto sabemos que el precio es un factor; sabemos que el rellenado y manufacturado tiende a ser más económico”, agregó la gerenta de producto de tinta y tóner de HP para Centroamérica, Caribe, Ecuador, Venezuela, Paraguay y Uruguay. Al usar un cartucho falsificado se pierde calidad y el respaldo de la marca.

Para la campaña, HP realizó un análisis matemático con el objetivo de comparar el gasto del consumo de cartuchos originales con el de cartuchos piratas. Se concluyó que los originales son 105% más económicos que los rellenados.

Otro de los estudios comparó la impresión del cartucho original con la copia. Las impresoras con productos piratas fallaron el 40% de las veces o no salieron con la mejor calidad.

Un desafío de HP es disminuir el mercado gris. Este se refiere a cuando ciertos productos están destinados a venderse en determinado país y se venden en otro. Es decir, se trata de la venta de productos originales en un lugar que no le corresponde. Con la campaña, la empresa busca estabilizar el mercado y tener más control.

¿Cómo saber si es original?
Carlos Mora, gerente de investigaciones de HP para Latinoamérica (menos Perú, Bolivia y Brasil), explicó a Cromo que la empresa diseñó sellos de seguridad complejos para que las personas puedan detectar que el producto es original.

Hasta hace un tiempo, los sellos solo cambiaban de color. Hoy se componen de mucha tecnología, lo que les brinda mayor seguridad. Tanto las tintas como el tóner llevan un sello que, al moverlo, muestra una paloma que va de un lado a otro de manera sincronizada en una imagen clara.

Además, los cartuchos tienen un código QR que a través de la aplicación de HP, o de la página de la empresa, se puede leer y ofrece una descripción.

Las personas pueden denunciar compras piratas por medio de la página oficial de HP, enviando fotos del producto de forma anónima, lo que da inicio a una investigación.

¿Cómo identificar un producto falsificado?
Falta el sello de seguridad en el embalaje.
Presenta señales de haber sido reembalado.
El producto no tiene los envoltorios exteriores, subembalajes habituales.
El embalaje se parece al original pero no tiene el logotipo.
Se usan argumentos sospechosos para justificar los precios con base en el país de origen de los productos.
Es más barato que los ofrecidos por los distribuidores reconocidos.
Falla con frecuencia o la impresión es de mala calidad o poco uniforme.
Escasos artículos disponibles.
Se exige pago en efectivo al momento de la entrega.
Escuchó historias sobre ventas de remate, subastas, o productos rechazados.