Estaba de vacaciones en Tailandia, lo secuestraron y apareció preso en una cárcel china

0
229

Afirman que “brutal” secuestro contraviene el derecho internacional

China afirmó este martes que el librero sueco Gui Minhai se encuentra recluido en aplicación del derecho penal, luego que fuese detenido en enero cuando estaba en compañía de diplomáticos suecos.

“Debido a las violaciones de las leyes chinas, las autoridades competentes han adoptado medidas judiciales coercitivas contra Gui Minhai”, dijo Geng Shuang, vocero del ministerio de Relaciones Exteriores chino.

Suecia había denunciado este lunes el secuestro “brutal” en China de Gui, de 53 años, y exigió su liberación inmediata.

Gui, de 53 años, fue detenido en un tren a Pekín hace dos semanas mientras era asistido por dos diplomáticos suecos.

Esta fue la segunda vez que desapareció en extrañas circunstancias, bajo custodia de las autoridades chinas.

Los funcionarios chinos no habían dado hasta ahora ninguna razón pública para su detención.

La ministra de Relaciones Exteriores de Suecia, Margot Wallstrom, calificó la detención como una “intervención brutal” que “contraviene las normas internacionales básicas sobre el apoyo consular”.

Pero el ministro de Relaciones Exteriores chino dijo que ambos países han “mantenido una comunicación fluida” en este caso y rechazó las críticas de Estocolmo al calificarlas de “irresponsables”.

“China nunca aceptará las observaciones irresponsables del lado sueco y le pedimos firmemente a la parte sueca que se abstenga de hacer cosas que socavarán el respeto mutuo y la imagen general de las relaciones bilaterales”, afirmó el ministro chino.

Hasta hace dos años, Gui Minhai trabajaba en Hong Kong –territorio chino autónomo con amplias libertades públicas– para la editorial Mighty Current, especializada en información sobre la vida privada de dirigentes chinos, prohibidos del otro lado de la frontera.

Pero en 2015, Gui desapareció durante sus vacaciones en Tailandia, antes de reaparecer en un centro de detención chino.

En febrero de 2016, salió llorando en la televisión china y confesando su implicación en un accidente de tráfico en estado de ebriedad años antes.

Las autoridades chinas anunciaron su liberación en octubre de 2017, pero su hija aseguró a la radio sueca que, desde que salió de la cárcel, su padre fue instalado en un apartamento de la policía bajo vigilancia.

Un caso similar
La situación de Minhai recuerda el caso del Premio Nobel de la Paz y disidente chino, Liu Xiaobo, que estaba preso desde 2009 por “incitar a la subversión del poder estatal” por haber participado en la redacción de la ‘Carta 08’, que reclamaba a las autoridades reformas democráticas en China.

Xiaobo murió en julio de 2017, luego de ser liberado un mes antes por razones humanitarias, ya que padecía cáncer de hígado.

El caso del disidente movilizó a la comunidad internacional, que reclamó al gobierno de Xi Jinping flexibilidad suficiente para liberarlo y dejar que abandonara el país junto a su esposa para que pudiera ser atendido en Alemania.

Pero las autoridades chinas se negaron y pidieron respeto a la soberanía china.

Activistas quedan libres en Hong Kong
Tres activistas emblemáticos del movimiento prodemocrático de Hong Kong quedaron libres luego de ganar este martes un juicio en apelación sobre su condena a prisión por su rol en “la revuelta de los paraguas”.

Joshua Wong, figura de la revuelta, Nathan Law y Alex Chow fueron condenados en agosto a penas de entre seis a ocho meses de prisión.

Esta condena se decidió tras la apelación de la fiscalía que reclamaba penas más importantes.

Fuente: Agencias