Estábamos equivocados: aunque coma más frutas y verduras no puede tomar más sal

0
182

Hasta ahora se pensaba que el potasio compensaba el sodio de la sal; un estudio aporta nuevas evidencias

Nos atiborramos a sal y ni siquiera nos damos cuenta. De hecho, en España, según la Sociedad Española de Hipertensión, doblamos la cantidad recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que son 5 gramos al día (o una cucharilla de café). Por lo que no extraña que el 42,6% de la población adulta sea hipertensa.

Además de la hipertensión, comer con demasiada sal aumenta el riesgo de cardiopatías y de accidentes cerebrovasculares. Y si cree que llevando una dieta sana va a lograr contrarrestar la pizca de sal extra que le pone a su comida —sin contar con toda la que no sabe que llevan los alimentos preparados que compra— se equivoca, según un nuevo informe que cuenta con el respaldo de la Asociación Americana del Corazón.

Una alimentación rica en frutas y verduras que contienen potasio —ayuda a bajar la presión arterial— no contrarresta los efectos negativos que tiene la sal en nuestra salud

Un equipo de investigadores de la Universidad del Noroeste en Chicago (EE UU) ha analizado durante cuatro años los hábitos alimenticios de 4.680 hombres y mujeres de distintos países del mundo, en edades entre los 40 y los 59 años y ha visto que, a diferencia de lo que se pensaba y le hemos contado en BuenaVida, podría dar igual la cantidad de frutas y verduras que comamos. El potasio que contienen estos alimentos no sería capaz de disminuir el aumento de la presión arterial provocado por el sodio que aporta la sal a nuestro cuerpo.

“Actualmente hay una epidemia mundial de exceso de consumo de sal e hipertensión. Este estudio muestra que no hay manera de hacer trampas en lo que a la presión sanguínea se refiere”, explica uno de los autores, el doctor del Imperial College de Londres (Reino Unido) Queeni Chan. “Llevar una dieta baja en sal es la clave, incluso si se alimenta de forma sana y equilibrada”.

En definitiva, la única forma de luchar contra los riesgos para la salud que se relacionan con el consumo de sal es comer menos sal. Así que, sea más tacaño con el salero y sobre todo revise bien las etiquetas de los alimentos que compra porque son la principal fuente de este enemigo de la salud.