Estados Unidos: Incendios forestales se desatan en otra parte del sur de California

0
34
Varios conductores en la carretera 101 observan llamas del incendio Thomas que saltan sobre el camino al norte de Ventura, California, el miércoles 6 de diciembre de 2017. (AP Foto/Noah Berger)

Varios conductores en la carretera 101 observan llamas del incendio Thomas que saltan sobre el camino al norte de Ventura, California, el miércoles 6 de diciembre de 2017. Foto: AP

Fuente: AP

Un incendio forestal se desató la noche del miércoles 6 de diciembre en la zona exclusiva de Bel-Air en Los Ángeles, convirtiéndose en otra parte del sur de California que se ve envuelta por una serie de llamas avivadas por el viento, y que han consumido viviendas de todo tipo.

Esta fotografía del miércoles 5 de diciembre de 2017 muestra una mansión ubicada en la cima de una montaña en la zona de Bel-Air, en el área de Los Ángeles, que sobrevivió a un incendio forestal. (AP Foto/Jae C. Hong)

Una mansión ubicada en la cima de una montaña en la zona de Bel-Air, en el área de Los Ángeles, que sobrevivió a un incendio forestal. Foto: AP

Desde el lunes se temía que cientos de hogares en el área metropolitana de Los Ángeles y en zonas aledañas resultaran dañadas, pero los bomberos sólo podían abrirse paso lentamente hacia algunas de las áreas más afectadas para examinar con precisión los daños.

Se calcula que unos cinco incendios han provocado el cierre de carreteras, escuelas y museos, así como la suspensión de la producción de series de televisión, y arrojaron una neblina peligrosa sobre la región. Alrededor de 200.000 personas recibieron órdenes de evacuar. Hasta el momento no se han reportado muertes y solo ha habido algunas personas que resultaron lesionadas.

Desde la ciudad costera de Ventura, donde hileras de casas quedaron destruidas, hasta las laderas escarpadas del norte de Los Ángeles, donde más de dos docenas de caballos murieron en un establo, y hasta la zona exclusiva de Bel-Air, donde los ricos y famosos tienen vistas panorámicas de la ciudad de Los Ángeles, los feroces vientos de Santa Ana llegaron desde el desierto y avivaron las llamas y los temores.

Humo se alza detrás de un complejo de apartamentos destruido por incendios forestales en Ventura, California, el martes, 5 de diciembre del 2017. (AP Foto/Noah Berger)

Humo se alza detrás de un complejo de apartamentos destruido por incendios forestales en Ventura, California, el martes, 5 de diciembre del 2017. Foto: AP

“Si Dios quiere, esto se calmará y los bomberos podrán hacer su trabajo”, dijo Maurice Kaboud, quien desobedeció la orden de evacuación y resguardaba su jardín con una manguera a la mano.

Aviones cisterna que estuvieron en tierra la mayor parte del martes debido a los intensos vientos sí volaron el miércoles y arrojaron una sustancia especial para retardar el fuego. Los bomberos se apresuraron para combatir las llamas antes de que los vientos se intensificaran de nuevo.

Se esperaba que alcanzaran velocidades de hasta 130 kilómetros por hora (80 millas por hora) durante la noche hasta el jueves, lo que podría crear un peligro de fuego sin precedentes. El Departamento de Silvicultura y Protección contra Fuego de California, que utiliza un índice sobre la fuerza del viento con base en colores, emitió un pronóstico púrpura, el más grave, por primera vez desde su creación, dijo el director Ken Pimlott.

“Mañana van a ser extremos”, señaló. “Necesitaremos que todo el mundo esté atento -muy alerta- y preste mucha atención”.

El miércoles antes del amanecer, las llamas se apoderaron de las inclinadas laderas del Paso Sepulveda, lo que obligó a cerrar una sección de la muy transitada carretera interestatal 405, y destruyeron cuatro viviendas en Bel-Air, donde los precios de las casas oscilan entre los 2 millones y decenas de millones de dólares.

Las llamas devoraron un cobertizo para almacenar vino en la finca Viñedos Moraga del magnate Rupert Murdoch, de 6,5 hectáreas (16 acres), y aparentemente dañaron unas 2,8 hectáreas (7 acres) de viñas, afirmó una portavoz.