Europa sigue a los pies de Real Madrid

0
155

El mundo habla del millonario pase de Neymar de Barcelona a PSG, pero el que no para de levantar trofeos es Real Madrid

Real Madrid, que lleva desde el año 2000 sin perder una final internacional (cuando cayó 2-1 ante Boca Juniors en la Copa Intercontinental, ahora Mundial de Clubes), levantó ayer su primer título de la temporada 2017/2018 y la cuarta Supercopa europea de su historia (tras las conseguidas en 2002, 2014 y 2016).

El merengue venció 2-1 a Manchester United en Skopje, Macedonia, con goles del brasileño Casemiro e Isco Alarcón, descontando el belga Lukaku para los ingleses que son dirigidos por el exReal Madrid, José Mourinho.

Europa sigue a sus pies, a pesar de que desde hace varias semanas todos los titulares de la prensa apuntan al pase de Neymar de Barcelona a PSG (€ 222 millones, el más caro de la historia), a la posible llegada al equipo condal de Philippe Coutinho para reemplazar a Ney y a que los azulgranas le ganaron el clásico que se jugó en Estados Unidos.

La Supercopa que ganó ayer es la tercera en los últimos cuatro años para el equipo madrileño y la cuarta consecutiva para el fútbol español.

Real Madrid quedó a una sola del récord que comparten Barcelona (1992, 1997, 2009, 2011, 2015) y Milan (1989, 1990, 1994, 2003, 2007), y se convirtió en el tercer equipo que logra el torneo en dos años consecutivos, tras Ajax de Ámsterdam (1972 y 1973) y Milan (1989 y 1990).

Barcelona, Atlético de Madrid, Sevilla y Valencia también han dado este título al fútbol español.
El recambio merengue

“Tenemos un equipazo para dominar durante años”, aventuró Modric hace un año cuando celebraba la tercera Supercopa europea que Real Madrid ganó tras vencer a Sevilla.

El plantel tenía entonces una media de edad de 25,7 años (dos menos que Barça y Atlético), mezclando “la experiencia y veteranía de Ramos, Cristiano y Modric, con el trabajo de Casemiro y la chispa de Marcelo, con la finura de Kroos y Benzema y el talento y la juventud de Varane, Carvajal, Isco y Asensio”. escribió entonces la periodista Eleonora Giovio, de El País de Madrid.

Entre los años 2016 y 2017 el club consiguió una secuencia de cuarenta partidos consecutivos invicto en todas las competiciones, lo que significa el mejor registro de su país en la historia, cuarto mejor en toda Europa.

En mayo pasado, el equipo de Zinedine Zidane se quedó con la liga española con tres puntos sobre Barcelona y 15 más arriba que Atlético de Madrid.

Un baile

Ayer ni siquiera contó con Cristiano Ronaldo desde el comienzo (entró a los 83′) y aún así apabulló a los ingleses durante la primera parte con picos de posesión de 65% y moviendo la pelota de un lado a otro de la cancha, mientras los ingleses corrían desesperados y se afanaban en achicar balones.
Los cuatro volantes (Modric, Kross, Isco y Casemiro) manejaron el partido a su antojo, mostrándose en todo momento muy superiores a sus pares.

Ni el serbio Nemanja Matic, recién fichado, ni el francés Paul Pogba, dos medios de contención del Manchester, lograron parar la sangría.

Al belga Lukaku (traspaso estrella del los Red Devils, por el que pagaron € 84 millones al Everton) no le llegaban balones y solo el armenio Henrij Mjitarián remataba de orgullo con alguna carrera aislada. Nada frente al imponente Madrid, que se adueñó del campo, del tiempo y del balón.

Al final del partido el técnico Zidane, sintetizó el significado que tuvo el título para su equipo: “En el Madrid nadie se cansa de ganar”,

Fuente: En base a AFP y EFE