Griezmann sigue sin desvelar su futuro: “Hoy no es el día”

0
41

El delantero francés, que asegura haber tomado la decisión, no aclara todavía si seguirá o no en el Atlético, aunque en el club rojiblanco reina el optimismo

Antoine Griezmann sigue sin desvelar si la próxima temporada permanecerá en el Atlético de Madrid o jugará junto a Messi en el Barcelona. Pese a haber comparecido ante los medios de comunicación este martes, la estrella francesa no ha desvelado su futuro. Desde que en la noche del lunes se supo que el delantero el Atlético ofrecería una rueda de prensa se generó una tremenda expectación que no se vio colmada. El anuncio generó un desplazamiento masivo de la prensa internacional al cuartel general de Francia en Istra, a unos 60 kilómetros de Moscú. Allí se presentó Griezmann puntual para mantener su culebrón particular. “Sé que hay mucha espera, la decisión está tomada, pero hoy no es el día ni el lugar para hablar de mi futuro”, sentenció. La misma respuesta que dio tras acabar la final de la Liga Europa. El mismo silencio que mantiene en vilo al Atlético y al Barcelona. “Parece fácil pero tomar decisiones es complicado. Hace tres meses que estoy así, estoy acostumbrado. Como he dicho, estoy muy tranquilo y estoy centrado en mi Mundial”, abundó el francés.

En el Atlético, desde primera hora de la mañana, ya aventuraban que Griezmann no diría nada. Mantienen la sensación de que el francés aceptará esa oferta económica que rebasa los 20 millones de euros. Aseguran en el club rojiblanco que cuando un jugador accede a negociar como ha sido el caso es que tiene claro cuál va a ser su decisión. Incluso admiten que hay un acuerdo, pero hasta que no esté rubricado no se puede adelantar nada. Si desde diciembre todo parecía indicar que Griezmann jugaría en el Barcelona en las últimas semanas las semanas se empieza a dar por hecho que seguirá vestido de rojiblanco el próximo curso. La dirigencia azulgrana se limita a decir que han hecho lo que tenían que hacer y que solo queda esperar, lo que se interpreta como un reconocimiento velado de que el jugador se les puede escapar. Incluso en el entorno de futbolistas como Luis Suárez, que han presionado públicamente para atraerle hacia el Camp Nou, también empiezan a descartar su llegada.