Importantes marcas prohíben modelos demasiado delgadas y menores de 16

0
49
Dejarán de existir los talles extremadamente pequeños, para fomentar el bienestar de la mujer.

En la víspera de la Fashion Week de Nueva York, LVMH y Kering -propietarios de marcas como Saint Laurent, Gucci, Dior y Vuitton- lanzaron esta semana un código ético en el que se comprometen a no recurrir a modelos extremadamente delgadas o que sean menores de 16 años.

Esta regla se aplicará en todo el mundo, ya sea en desfiles o en sesiones de fotos para publicidad.

“Queríamos actuar rápidamente y golpear fuerte, para que las cosas avancen y tratar de incitar al máximo al resto de representantes de la profesión a seguir nuestro ejemplo”, dijo a la AFP el presidente de Kering, François-Henri Pinault.

Antoine Arnault, miembro del consejo de administración de LVMH, e hijo de su presidente, Bernard Arnault, aseguró que este código ético destinado a garantizar el “bienestar” de las modelos “cambia de verdad las cosas”.

Los compromisos van más allá de las disposiciones legales que entraron en vigor en Francia en mayo pasado.

El nuevo reglamento prevé, por ejemplo, que el certificado médico que deben presentar las modelos para ejercer la profesión —basado sobre todo en su índice de masa corporal (IMC)— tenga menos de seis meses, mientras que la ley vigente permite una validez de hasta dos años.

LVMH y Kering se comprometen, además, a prohibir las tallas inferiores a la 34 para las mujeres (basado en las medidas francesas) y 44 para los hombres.

“Mucha gente no sabe que la talla 32 existe”, reconoció Antoine Arnault. “Pero algunos creadores hacen sus propios prototipos en 32. Eso se acabó, desde ahora serán a partir de la 34, que ya es bastante pequeña”, subrayó.

Por otro lado, también decidieron que no se pueden contratar modelos menores de 16 años. “Ha habido abusos”, admitió Arnault. “Para mí es algo absolutamente intolerable: una chica de 15 años no tiene la experiencia necesaria para afrontar el difícil mundo de la moda”, agregó.

La corta edad de las modelos genera grandes polémicas. Por ejemplo en 2015, cuando una israelí de 14 años, Sofia Mechetner, desfiló para Dior.

El código ético define las condiciones de trabajo de las modelos, particularmente de las más jóvenes —entre 16 y 18 años— y las “situaciones de desnudez o semidesnudez”, para las que se tendrá que contar con el total acuerdo de la interesada.

Por último, los responsables de estas marcas establecieron que las modelos deben contar con “acceso a una comida y a bebidas adaptadas a sus necesidades alimenticias” y que dispongan de un “lugar reservado” para cambiarse, “sobre todo cuando se hallan en el exterior”.