La caravana de inmigrantes está a semanas de llegar a Estados Unidos

0
75

Algunos de los miles de inmigrantes centroamericanos que cruzan México con la intención de llegar a Estados Unidos.

(CNN) – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, señaló que una caravana de migrantes que se desplaza hacia el norte a través de México es un tema importante en las próximas elecciones intermedias.

Pero cuando sea el día de las elecciones, el 6 de noviembre, la caravana aún podría estar en algún lugar en el centro de México, dependiendo de la ubicación del grupo, la rapidez con la que ha estado viajando y el tiempo que han tomado otros grupos de migrantes para cruzar el país.

En la madrugada del sábado, la caravana, compuesta por miles de personas, partió de Arriaga, México, a unos 273 kilómetros de la frontera México-Guatemala, donde muchos de los miembros de la caravana bordearon a las autoridades hace una semana y cruzaron en balsas.

Todavía es demasiado pronto para saber exactamente por dónde, a lo largo de la vasta frontera entre EE.UU. y México, viajará la mayor parte de esta caravana.

Pero, por el momento, se dirigen hacia el oeste. Después de una votación el jueves por la noche, los miembros del grupo decidieron marchar hacia el estado mexicano de Oaxaca en lugar de cruzar hacia la parte oriental del país. Desde allí, dicen los organizadores, viajarán a la Ciudad de México, donde el grupo espera presionar para que el Gobierno mexicano cambie las leyes de inmigración.

Los organizadores le han dicho a CNN que aún no saben exactamente qué ruta tomarán para la frontera con Estados Unidos. Mucho depende del Gobierno mexicano y de las rutas por las que la caravana pueda viajar, si sus miembros están detenidos o retenidos en ciertas áreas y si el grupo cuenta con autobuses para acelerar su viaje.

Existe la posibilidad de que algunos miembros se separen y traten de ir por su cuenta hasta la frontera entre México y Estados Unidos. Otros han decidido quedarse en México o regresar a sus países de origen.

La ruta más segura los llevaría a Tijuana, a través de la frontera de EE.UU., por San Diego. Una gran caravana que cruzó México en la primavera, y también provocó la ira del presidente Trump, tardó más de 30 días en llegar a Tijuana desde Tapachula, México, una ciudad de la que salió esta caravana el lunes.

En este momento, el cruce fronterizo más cercano a esta caravana sería entre Matamoros, Tamaulipas, y Brownsville, Texas, aproximadamente a 1.600 kilómetros de distancia de la ubicación actual del grupo. Pero dirigirse de esa manera se considera una ruta más peligrosa.

El grupo cruzó a México hace una semana, casi una semana después de que la caravana se formara en San Pedro Sula, Honduras.

Los migrantes en la caravana le han dicho a CNN que están huyendo de la pobreza y la violencia, y que no están disuadidos por los planes del gobierno de Trump de desplegar tropas en la frontera.

Y puede que no sean los únicos que se dirigen hacia el norte: otras caravanas en Centroamérica parecen estar siguiendo sus pasos.

La caravana ha viajado alrededor de 30 a 50 kilómetros por día, en gran parte a pie y también se montan en vehículos cuando es posible. Si continúa a ese ritmo, llegar a Tijuana podría llevar meses y llegar a Matamoros podría llevar semanas.

El Gobierno mexicano estima que unas 3.600 personas se dirigen al norte. Los organizadores de la caravana y los grupos de ayuda internacional, incluido ACNUR, han dicho que más de 7.000 personas conforman el grupo.

Las autoridades mexicanas dicen que han comenzado a procesar solicitudes de asilo para más de 2.700 centroamericanos que llegaron con esta caravana. Y cerca de 500 hondureños más han aceptado voluntariamente regresar a su país de origen, dijeron las autoridades mexicanas.