La delicada situación económica de Florinda Meza tras la muerte de Roberto Gómez Bolaños

0
435

Meza atraviesa por una compleja situación desde el fallecimiento de su esposo.

Con el fallecimiento del actor mexicano Roberto Gómez Bolaños, no solo se fueron las risas que causaban sus personajes. Chespirito, una de sus mayores creaciones, divirtió a grandes y chicos, quienes lloraron su muerte en noviembre de 2014.

Y decimos que no solo se fueron las risas porque, junto a su desaparición física, Florinda Meza (“Doña Florinda” en “El Chavo del 8″), quien además era su esposa, también vio desaparecer los billetes. La situación es dramática. A tal punto, que debió colocarle el cartel de “se vende” a la residencia donde habita, en la ciudad de Cancún.

El humorista, según lamentó la propia actriz en declaraciones a Telemundo, dividió la herencia: “Toda la fortuna se repartió”. En consecuencia, a algo más de 2 años de su partida y a raíz de las urgencias económicas, la mansión busca comprador desde diciembre de 2015… pero no lo encuentra.

El monto a pagar son 2 millones de dólares. Parece mucho. De hecho, no muchas personas cuentan con ese dinero para invertir en una casa. Pero para Meza, ese es el valor solamente del terreno.

¿Florinda Meza vivía del dinero que ganaba su marido?

¿Era “Doña Florinda” una mujer “mantenida”? Ese será, probablemente, el primer pensamiento de muchos que se enteren de la precaria situación de la actriz.

Sin embargo, la artista aclaró, para evitar acusaciones sin sentido, que “yo siempre fui muy emprendedora y ahorradora. Y les compramos casas a los hijos, y se les dio la mejor educación y las mejores escuelas”.

Además, aseguró que “él en vida repartió lo que ahorramos, pero las casas son mías, mías, mías. Porque yo gané dinero en el programa. Además, siempre fui productora, inversionista de espectáculos y escritora de telenovelas. Nunca dependí de su dinero”.

De todas formas, los inconvenientes comenzaron a asfixiarlos cuando Gómez Bolaños se enfermó y el matrimonio no contaba con cobertura médica.

Ahora, la actriz de 67 años está en verdaderos aprietos, pidiendo a gritos vender la mansión para poder irse a vivir a un hogar acorde a sus necesidades: “Es un caserón y yo no tengo a nadie”, a excepción de sus mascotas.

Revisa las declaraciones completas de Florinda Meza en Telemundo