La fiscal de Nueva York acusa a Trump de utilizar su fundación para financiar su campaña presidencial

0
203

Barbara Underwood acusa al presidente de Estados Unidos y a su familia de utilizar la organización caritativa como una chequera para recaudar dinero

La nueva fiscal del Estado de Nueva York demandó este jueves al presidente de Donald Trump y a sus tres hijos, Donald Junior, Ivanka y Eric, para que disuelvan la Fundación Donald Trump. Y lo hace acusando a la familia de haber utilizado la organización caritativa como una “chequera” para recaudar dinero que utilizaba después para promocionar su negocio hotelero, pagar facturas legales y financiar la campaña electoral, “sin importar su fin o legalidad”.

La fiscal Barbara Underwood asegura en su decisión que los Trump “violaron de una manera extensa y persistente las leyes estatales y federales”. La investigación, precisa además, determinó que recaudaron 2,8 millones de dólares “de una manera diseñada para influir en las elecciones presidenciales de 2016 bajo la dirección y el control de los cargos más altos en la campaña presidencial de Trump”.

Underwood cita en concreto a Corey Lewandowski, el gestor de la campaña. “Dictó los tiempos, las cantidades y los receptores de los fondos que obtenía la función con fines benéficos”, afirma. Señala en este sentido que la investigación identificó que se realizaron al menos cinco transacciones que eran ilícitas “porque el principal beneficiario era Trump o los negocios que controlaba”.

En el detalle con los movimientos del dinero incluye un pago de 100.000 dólares relacionado con una demanda contra el club de golf de Mar-a-Lago en Florida. También cita otro abono de 158.000 dólares para resolver otra demanda contra el Trump National Golf Club. Además, identifica un pago de 10.000 dólares para la adquisición de una pintura que se exhibe en el Trump National Doral.

Llueve sobre mojado. Un mes antes de las elecciones, el recién dimitido Eric Schneiderman solicitó por carta a los gestores de la Fundación que desistiera de inmediato de solicitar fondos porque la organización no disponía del certificado para realizar rondas para recaudar fondos. Donald Trump volvió a calificar la maniobra como una acción con una intención claramente política.

Barbara Underwood pide a la familia Trump y a la organización que restituyan ese dinero que obtuvieron ilícitamente. El presidente respondió en una serie de mensaje colgados en la red social Twitter diciendo que batallara la demanda y acusó a los demócratas de trata de hacer ruido tratando de atacar a su Fundación, “que está donando más dinero del que recibe”. “No voy a pactar en este caso”, anticipa Donald Trump.

Además de la disolución y de la devolución de los 2,8 millones, la demanda de la fiscal busca que los directivos de la Fundación Donald Trump tenga prohibido participar en los consejos de otras organizaciones caritativas. En el caso del presidente sería por 10 años mientras que para sus tres hijos la inhabilitación sería de uno. “Hubo un patrón de conducta ilegal persiste”, señala, “que duró más de una década”.

“Las organizaciones caritativas no deben funcionar”, insiste Underwood, que insistió que la Fundación tuvo una función de chequera para los intereses de la familia Trump sin importar su fin o legalidad. El resultado de la investigación se transmitió a la agencia tributaria (IRS, en sus siglas en inglés) y a la comisión electoral de EE UU para que “identifiquen posibles violaciones en la legislación federal” que puedan ser sancionadas.