La mayoría de los niños y adolescentes estadounidenses que fallecen de la gripe no estaban vacunados

0
469

Los investigadores estiman que aproximadamente dos terceras partes de las muertes pediátricas podrían prevenirse con la vacuna contra la gripe

La vacuna anual contra la gripe podría evitar la mayoría de las muertes relacionadas con la gripe entre los niños y adolescentes, según estima un nuevo estudio del gobierno estadounidense.

Los investigadores encontraron que aproximadamente tres cuartas partes de los niños y adolescentes estadounidenses que fallecieron por complicaciones de la gripe entre 2010 y 2014 no se habían vacunado antes de enfermar.

Si todos los niños y adolescentes se vacunaran contra la gripe cada año, el 65 por ciento de esas muertes se podrían evitar, estimaron los investigadores.

Los expertos afirman que los hallazgos, publicados en línea el 3 de abril en la revista Pediatrics, refuerzan lo que las autoridades de salud ya recomiendan: Los adultos y los niños de a partir de 6 meses de edad deberían vacunarse antes de cada temporada de gripe.

“Esto muestra, una vez más, que los niños y los adolescentes deberían vacunarse contra la gripe”, dijo el Dr. Paul Offit, jefe de la división de enfermedades infecciosas del Hospital Pediátrico de Filadelfia.

También enfatiza un hecho que muchos padres quizá no sepan: “Los niños y adolescentes con un buen estado de salud pueden morir de la gripe, y de hecho mueren”, advirtió Offit, que no participó en la investigación.

Afortunadamente, esto es raro. Pero cuando ocurre, “es una tragedia”, dijo Brendan Flannery, investigador de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. que dirigió el estudio.

“Las personas con frecuencia no piensan que la gripe sea muy grave”, dijo Flannery. “Pero puede serlo, e incluso los niños pueden morir”.

Los niños y adolescentes que están perfectamente sanos pueden enfermar de gravedad con la gripe y desarrollar complicaciones como la neumonía. Pero el riesgo es más alto para los niños y adolescentes con ciertas afecciones médicas, como el asma, la enfermedad cardiaca, la diabetes, la fibrosis quística y la anemia drepanocítica.

El equipo de Flannery encontró que una vacuna contra la gripe puede reducir el riesgo de muerte entre los niños y adolescentes sanos y los que tienen enfermedades de “alto riesgo”.

Los hallazgos se basan en 358 niños y adolescentes que fallecieron de una infección de gripe que fue confirmada en pruebas de laboratorio, a lo largo de 4 temporadas de la gripe. Solamente una cuarta parte se habían vacunado, aunque la tasa fue mayor entre los niños con enfermedades subyacentes.

El 31 por ciento de los 153 niños y adolescentes con afecciones de alto riesgo se habían vacunado.

Los investigadores compararon luego a esos niños y adolescentes con 3 grupos grandes de niños y adolescentes estadounidenses cuyas tasas de vacunación eran conocidas. En general, el 48 por ciento de estos niños y adolescentes se habían vacunado contra la gripe, según el estudio.

En promedio, el equipo de los CDC estimó que el 65 por ciento de las muertes relacionadas con la gripe podrían prevenirse si todos los niños y adolescentes de EE. UU. se vacunaran contra la gripe cada año. Entre los niños y adolescentes con afecciones médicas de alto riesgo, la vacuna podría reducir el riesgo de mortalidad a la mitad.

La vacuna contra la gripe no es perfecta, reconocieron Flannery y Offit.

Cada año, la vacuna tiene que reformularse, basándose en las predicciones de los expertos sobre qué cepas de la gripe predominarán en la temporada venidera. Vacunarse no garantiza que no se contraiga la gripe.

“Con una vacuna imperfecta, seguiremos viendo muertes por la gripe”, dijo Flannery. “Pero la vacuna sí reduce el riesgo”.

A pesar de eso, muchos niños y adolescentes estadounidenses (incluidos los que tienen enfermedades de alto riesgo) no se vacunan.

Una razón probable, dijo Offit, es que es una vacuna anual. Eso hace que no sea cómoda, comentó, pero además, para algunas personas eso “implica que no es muy buena”.

Flannery se mostró de acuerdo en que algunas personas creen que la vacuna contra la gripe no funciona. Hasta cierto punto, dijo, eso se debe a las dudas sobre lo que es la gripe. Algunas personas la confunden con un resfriado común, o incluso con una infección estomacal. Si enferman con estas infecciones después de vacunarse contra la gripe, creen que la vacuna no funcionó.

Además, a algunos padres les preocupa la seguridad de la vacuna, sobre todo si su hijo tiene una afección médica crónica.

Pero, enfatizó Flannery, “la vacuna se recomienda para los niños y adolescentes con afecciones médicas de alto riesgo porque es segura”.

La realidad, por fortuna, es que cualquier niño o adolescente en particular tiene un riesgo muy bajo de fallecer por la gripe, señaló Offit.

Flannery dijo lo mismo. Pero, añadió, la vacuna contra la gripe también puede evitar hospitalizaciones, la ausencia laboral de los padres y mucho malestar a los niños y adolescentes.

En Estados Unidos, la temporada de la gripe comprende normalmente el periodo entre octubre y abril.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTES: Brendan Flannery, Ph.D., researcher, Influenza Division, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta; Paul Offit, M.D., chief, infectious diseases, Children’s Hospital of Philadelphia; April 3, 2017, Pediatrics, online

HealthDay