Las personalidades y los grupos citados en los papeles del paraíso

0
41

Los “Paradise Papers” revelaron que Shakira trasladó más de 36 millones de dólares a Malta. Foto: Instagram

Fuente: AFP

Apple, Bono, la reina de Inglaterra…: varias personalidades y grandes grupos aparecen en la investigación de los papeles del paraíso, sobre prácticas de optimización fiscal a escala mundial.

Los acusados niegan cualquier tipo de irregularidad y afirman haber recurrido a estructuras legales.

– Personalidades políticas –

– Isabel II dispondría, a través del Ducado de Lancaster –un dominio privado de la soberana y fuente de ingresos– de una decena de millones de libras esterlinas en haberes en las Islas Caimán y en las Bermudas.

Estos fondos colocados en paraísos fiscales se invierten en numerosas sociedades, según el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés).

Entre esas sociedades se encuentra Brighthouse, una empresa británica de alquiler y venta de electrodomésticos acusada de aprovecharse de gente con escasos recursos a través de pagos con unas tasas de interés prohibitivas.

– Su hijo, el príncipe Carlos, habría hecho campaña para que se modificaran algunos acuerdos sobre cambio climático, sin revelar que el Ducado de Cornualles, una de sus fuentes de ingreso, acababa de invertir en una empresa basada en Bermudas que se beneficiaría de las propuestas realizadas por el heredero de la Corona británica.

– El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, controlaría el 31% de una empresa de transporte marítimo, Navigator Holdings, a través de sociedades con ventajas fiscales.

Uno de los principales clientes de esta sociedad es, según el ICIJ una empresa rusa de gas, Sibur, controlada por allegados al presidente Vladimir Putin, entre ellos un magnate sancionado por Washington por la anexión de Crimea por Rusia.

– Los nombres de los ministros brasileños de Economía y de Agricultura, Henrique Meirelles y Blairo Maggi, también aparecen citados en empresas extraterritoriales en paraísos fiscales.

– En Canadá, el multimillonario Stephen Bronfman, amigo del primer ministro Justin Trudeau y tesorero de su partido durante su campaña electoral, en 2015, habría depositado 52 millones de euros en una empresa con ventajas fiscales en las Islas Caimán.

– Celebridades –

– La cantante colombiana Shakira, quien reside en Barcelona, estaría domiciliada en Bahamas por razones fiscales, y habría transferido a Malta y a Luxemburgo sus derechos de autor, unos 31,6 millones de euros, según el diario francés Le Monde.

– Según la investigación de los papeles del paraíso, el cantante Bono es accionista de una empresa de Malta que habría invertido en un centro comercial en Lituania a través de un holding de este país que habría recurrido, a su vez, a técnicas de optimización fiscal ilegales.

– La también cantante Madonna habría invertido, según Radio France, en una sociedad que gozaba de unos impuestos a la plusvalía casi inexistentes. Según The New York Times, la estrella también contaría con participaciones en una empresa de material médico.

– El británico Lewis Hamilton, cuádruple campeón del mundo de Fórmula 1, habría empleado una empresa pantalla en la isla de Man para evitar el IVA cuando se compró un nuevo jet privado de más de 18 millones de euros. Es decir, que se habría ahorrado algo más de 4 millones de euros, según el diario The Guardian.

– Grandes grupos –

– Las filiales de Apple en Irlanda aprovecharon, según el ICIJ, un vacío en el derecho fiscal irlandés, lo que les permitió no pagar ningún impuesto en ninguna parte del mundo durante un tiempo. El grupo se mudó después a Jersey, un paraíso fiscal para las empresas.

– Nike habría empleado una serie de estructuras en Holanda y en las Bermudas para evitar el pago de varios miles de millones de euros en impuestos.

La sociedad VTC Uber y el fabricante de Botox, el laboratorio farmacéutico Allergan, habrían recurrido a estructuras similares.

Los papeles del paraíso también revelaron que empresas rusas cercanas al Kremlin habían invertido cientos de millones de dólares en Twitter y Facebook.

Los gigantes de internet son actualmente objeto de críticas, sobre todo en el Congreso estadounidense, por el empleo de esas plataformas en la propagación de rumores durante la campaña presidencial estadounidense de 2016.