Las tasas altas de hepatitis C en el embarazo reflejan la epidemia de opiáceos, según los CDC

0
46

Parece que los condados rurales son los más afectados, señala un investigador

La epidemia de opiáceos de EE. UU. tiene otra consecuencia potencial: la prevalencia de infecciones de hepatitis C en las mujeres embarazadas casi se duplicó entre 2009 y 2014, informan las autoridades sanitarias de EE. UU.

La hepatitis C, cuya causa más común es el uso de drogas inyectadas, aumentó en un 89 por ciento entre las mujeres embarazadas. Los aumentos fueron más notables en Virginia Occidental y en los condados rurales de Tennessee, áreas muy afectadas por la epidemia de heroína y de analgésicos recetados, reportaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

En todo el país, 35 bebés al día se expusieron a la enfermedad contagiosa del hígado, en promedio, dijeron los autores del estudio.

“Hemos observado un aumento dramático en el uso de opiáceos en el embarazo y en la cantidad de bebés que sufren de abstinencia a los medicamentos y drogas”, comentó el autor del informe, el Dr. Stephen Patrick, del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville.

“En conjunto, esto sugiere que los esfuerzos dirigidos a prevenir y ampliar el tratamiento para el trastorno por el uso de opiáceos podrían ayudar a mitigar algunos de los aumentos que observamos”, comentó Patrick, profesor asistente de pediatría y políticas sanitarias, en un comunicado de prensa de la Vanderbilt.

En Virginia Occidental, el estudio encontró que más de uno de cada 50 recién nacidos fueron expuestos a la hepatitis C en el momento del nacimiento, apuntaron los investigadores.

En Tennessee, más o menos 1 de cada 100 bebés fueron expuestos al virus durante el parto. Las tasas eran tres veces más altas en las áreas rurales del estado, en comparación con los condados urbanos, según el estudio.

A nivel nacional, la tasa de infección con hepatitis C entre las mujeres embarazadas fue de poco más de 1 por cada 300 nacimientos vivos en 2014, reveló la investigación.

Las regiones más afectadas por las muertes por sobredosis de opiáceos también tuvieron más probabilidades de experimentar aumentos en la hepatitis C, anotó el informe.

Los hallazgos indican que las mujeres en edad fértil necesitan acceso a las pruebas y al tratamiento para la hepatitis C, planteó la autora principal del estudio, la Dra. Carolyn Wester, directora médica de VIH, enfermedades de transmisión sexual y hepatitis viral en el Departamento de Salud de Tennessee.

Tratar el virus antes de que una mujer quede embarazada tiene una importancia crítica, enfatizó Patrick. Añadió que también es imperativo dar un seguimiento a los bebés expuestos a la hepatitis C en el útero por si desarrollan el virus.

“Debemos crear sistemas de atención para garantizar que todos los bebés expuestos al virus reciban un seguimiento de forma adecuada”, comentó Patrick.

Se calcula que la hepatitis C, la infección transmitida por la sangre más común en Estados Unidos, afecta a 3.5 millones de estadounidenses, según los CDC.

El estudio revisó los certificados de nacimiento de 2009 a 2014. Los investigadores encontraron unas amplias variaciones en la prevalencia de la hepatitis C en el parto. También observaron factores específicos de salud y estilo de vida de las mujeres embarazadas en Tennessee.

“Encontramos que los condados rurales y de los Apalaches estaban particularmente afectados por el virus”, dijo Patrick. “En algunos condados en Tennessee, se documentó que casi un 8 por ciento de las mujeres embarazadas estaban infectadas con hepatitis C en el momento del parto”.

Además de vivir en áreas rurales, las madres con hepatitis C eran más propensas que las demás a ser solteras y a fumar. También eran menos propensas a contar con algún nivel de educación universitaria o una atención prenatal adecuada, encontró el estudio.

El estudio aparece en la edición del 11 de mayo de la revista de los CDC Morbidity and Mortality Weekly Report.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTES: U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Morbidity and Mortality Weekly Report, May 12, 2017; Vanderbilt University, news release, May 11, 2017

HealthDay