Lenglet: “Estoy aquí para jugar y ganar títulos”

0
33

El nuevo central del Barcelona exhibe su ambición a pesar de conocer la feroz competencia que tendrá en el puesto con Umtiti y Piqué

Después de jugar medio año con el Nancy, en la Ligue 2 francesa, la Juventus le hizo una oferta con más ceros de los que esperaba, además de darle la posibilidad de competir con el mejor equipo de la Serie A, también un aspirante al cetro europeo. Pero las prioridades de Clement Lenglet (Beauvais, Francia; 23 años), por entonces, no pasaban por ahí. “Llevaba sólo seis meses en Segunda y firmar por la Juve era muy complicado porque los tres de atrás y también los suplentes eran fuertes. Así que me fui al Sevilla, trabajé mucho y ahora tengo la oportunidad en el mejor club del mundo”, resolvió el central en su presentación en sociedad con la camiseta del Barcelona. Aunque no ha cambiado sus prioridades, sí que ha moldeado su apetito. “Soy muy ambicioso y estoy aquí para ganar títulos”, señaló; “y como todos, quiero jugar lo más posible. Sé dónde estoy, un club muy grande y con mucha competencia en mi posición, pero haré lo máximo para estar en el campo todos los partidos”. Su sed de victoria, incluso, se apreció cuando le recordaron que su primer partido oficial sería ante el Sevilla, su exequipo. “Espero ganar. Juego contra mis excompañeros y amigos. Pero cuando juegas lo haces para ganar, para levantar la copa al final del partido”.

Aunque a Lenglet no le pilla de sorpresa la feroz competencia que tendrá en el puesto, puesto que Piqué y Umtiti han formado en los dos últimos cursos una pareja de centrales de lo más eficiente y sólida, con velocidad, corrección, centímetros y sobre todo la salida de balón desde la raíz que exige el juego azulgrana. “Si no juego, trabajaré más. Eso me ayudará a crecer. Cuando firmas con el Barça es difícil jugar 55-60 partidos por año. Pero estoy aquí también por la competencia”, convino; “pero está claro que un futbolista que no juega no puede estar contento. Estoy aquí para jugar”. Ocurre, sin embargo, que no solo tiene por delante a su compatriota y a Piqué, sino que también pide turno Vermaelen, que convenció a Valverde en el curso anterior, por más que se sepa que no aguanta una docena de encuentros sin lesión alguna. El otro que le sigue en la recámara es Yerry Mina, que tiene el cartel de transferible (y de extracomunitario) y se le venderá al mejor postor porque ya cuenta con cuatro ofertas (Liverpool, Everton, Dortmund y Fenerbahçe). “Hay jugadores muy buenos y voy a aprender de ellos”, zanjó el francés.

Lenglet, al igual que Arthur, llega al Barça bajo la exigencia impuesta por el área deportiva, que es recuperar el estilo que le hizo grande al club, con querencia por la pelota, salida desde atrás, acoso alto… Y jugadores que se relacionen tan bien con el balón como el compañero. “Se le ha fichado por su perfil, porque con la pelota y sin ella tiene mucho nivel. Tiene tranquilidad con el balón en los pies y sabe que en este club los rivales presionan la salida del balón”, remarcó Abidal, secretario técnico azulgrana y exdefensa del equipo, también francés, una tradición en los últimos años porque también pasó Mathieu y juegan Digne y Umtiti. Lenglet recogió el testigo: “Hay que acostumbrarse al Barça. Es un estilo de juego diferente del resto de clubes. Deberé adaptarme y me costará un poco, por lo que tendré que trabajar para estar lo antes posible”. Y añadió: “Voy a aportar mi trabajo. No sé cómo será el futuro, pero lo voy a dar todo para jugar lo máximo posible. Soy un jugador con salida de balón, zurdo, e intento jugar fuerte sin hacer muchas faltas, aunque a veces las hago…”.

Tras pasar la revisión médica y firmar su nuevo contrato con el Barcelona –por cinco años y con una cláusula de rescisión de 300 millones- junto al presidente Josep Maria Bartomeu, el central pisó el césped del Camp Nou, su nuevo jardín. “Estoy muy contento y orgulloso de firmar un contrato con este club tan grande, un sueño de pequeño. Ahora tengo el honor de vivir con esta camiseta y con un equipo de estrellas”, se arrancó, al tiempo que le presentaba el presidente y un par de cientos de seguidores, que hacía el tour por el estadio. “Cuando puedes jugar en un estadio así, con Messi, con posibilidad de ganar la Champions, títulos… Todo te motiva para firmar aquí”, cerró; “porque es un club más grande que el resto”.