Los argumentos a favor y en contra de la vacuna contra el HPV

0
428

El inicio de la vacunación en escuelas reavivó la polémica sobre su eficacia

El Ministerio de Salud Pública (MSP) retomará en abril la campaña de vacunación en las escuelas a niños de 11 y 12 años –edad que corresponde a sexto año de Primaria– y una de las vacunas que dará será contra el virus del papiloma humano (VPH), de transmisión sexual. Esta decisión reavivó el debate sobre la pertinencia de brindar esta vacuna.

Organizaciones sociales, padres e incluso algunos pediatras rechazan la vacunación en centros educativos. Sin embargo, la Sociedad Uruguaya de Pediatría respaldó la medida. Aquí, cuatro argumentos a favor de la vacuna contra el HPV y cuatro en contra.

Argumentos a favor de la vacuna contra el HPV
La vacuna se administra hace 10 años en el mundo, con el objetivo de prevenir la infecciónpor el virus del HPV. La relación entre la infección por HPV y el desarrollo de cáncer de cuello de útero está demostrada.

Las vacunas contra el HPV cubren los serotipos oncogénicos 16 y 18 que, en Uruguay y en el mundo, son responsables de más de 70% de los casos de cáncer de cuello de útero.

En Uruguay, la incidencia y mortalidad por cáncer de cuello de útero es elevada. Se diagnostican 350 casos al año y se reportan cerca de 140 muertes por ese motivo. Cada tres días en promedio muere una uruguaya por cáncer de cuello de útero.

El cáncer de cuello de útero ocupa el tercer lugar en cuanto a incidencia en las mujeres de todas las edades y el segundo lugar en mujeres de 15 a 44 años.

Argumentos en contra de la vacuna contra el HPV
El virus del HPV tiene más de 100 cepas y solo 15 son consideradas de alto riesgo. La vacuna protege contra dos, los serotipos oncogénicos 16 y 18.

Según un estudio publicado por la Universidad de la República en 2013, en Uruguay la cepa 16 solo está presente en 21% de la población femenina. La cepa 18 está ausente. Esta no es una vacuna hecha para Uruguay. Este dato, difundido por MYSU, se contradice con el argumento contrario de la Sociedad de Pediatría

Hace 10 años se suministra la vacuna, por lo que no transcurrió el tiempo necesario para poder afirmar que esta vacuna es efectiva para prevenir las muertes por cáncer de cuello de útero. Los estudios definitivos llevan cerca de 30 años.

La mejor forma de evitar las muertes por cáncer de cuello de útero es a través de la realización del estudio del papanicolau una vez al año, con el que se detectan las lesiones precancerosas de forma precoz.