Los Superamigos debutan en el cine

0
73

Se estrena La Liga de la Justicia, la reunión de los héroes más icónicos de DC Comics en pantalla

Mientras tanto, en el Salón de la Justicia…”. En la década de 1970, 1980 e incluso de forma más tardía en la televisión uruguaya, esta frase remitía a los superhéroes más famosos del momento: Los Superamigos. Aunque hoy el mega proyecto cinematográfico de Marvel ha puesto a Iron Man y compañía en el primer plano, en aquellos años los que ostentaban la fama eran Superman, Batman y el resto de los héroes de DC Comics. Además de tener películas y series exitosas (el Superman de Christopher Reeves o el Batman de Adam West, por ejemplo), la serie animada de los Superamigos tuvo especial destaque en la televisión.

Creada en 1973 por la legendaria empresa de animación Hanna-Barbera (el nombre detrás de Los Picapiedras o Los Supersónicos), Los Superamigos tomaba los personajes más icónicos de las historietas de DC y los reunía en una ligera adaptación de La Liga de la Justicia de América, la gran formación heroica de la editorial. En la serie, Superman, Batman, Aquaman, la Mujer Maravilla y Robin se encargaban de frustrar los planes de Lex Luthor y sus villanos.

Con el tiempo, a esa primera reunión de héroes se le sumó Flash, Flecha Verde, Linterna Verde y algunos personajes originales de Hanna-Barbera.

Si bien es cierto que en aquellos años algunos personajes de Marvel tenían éxito (Hulk tuvo una exitosa serie con Bill Bixby y Lou Ferrigno en los 70), los Superamigos fueron los héroes de referencia para varias generaciones. Por eso, el estreno de La Liga de la Justicia es, para bien o para mal, un evento importante: es la primera vez que este grupo de héroes llega a la pantalla grande.

Producción a los tumbos

La adaptación de este proyecto al cine siempre ha sido problemática para todos sus involucrados. Desde guiones que no se completan hasta directores y actores que se bajan antes de comenzar, la ruta de los fracasos de DC es larga y sinuosa. La luz se comenzó a ver en los primeros años de la década de los 2000, luego de que Marvel comenzara a probar el éxito de sus superhéroes en el cine. Mientras el universo marveliano acumulaba millones de dólares, DC vio la oportunidad de comenzar una franquicia que desembocara en su anhelada Liga de la Justicia. Los pasos previos, sin embargo, no fueron los mejores.

El hombre de acero (2013) recuperó a Superman en una película olvidable pero funcional al personaje. Batman vs Superman: El origen de la justicia (2016) fue un paso en falso. Encargada de “presentar” al universo compartido, la película fue repudiada por la crítica. Lo mismo sucedió con Escuadrón Sucida (2016), el punto más bajo de DC en el cine. Pero como ambas fueron apuntaladas por taquillas abultadas, DC continuó con el plan. Para salir del pozo, la compañía apostó a La Mujer Maravilla (2017) y le fue bien. A pesar de algunos tumbos al final, este filme mostró la mejor cara de este universo hasta el momento.

Con viento en la camiseta, La Liga de la Justicia intentó mantener la curva de calidad de manera ascendente. Pero lamentablemente para los intereses de DC y los fanáticos, esto no sucede.
El filme, que se estrena este jueves en Uruguay, tuvo fallas desde el inicio. En medio de la posproducción, su director Zack Snyder (que repite tras las cámaras luego de El hombre de acero y Batman vs Superman) se bajó del proyecto por el suicidio de una de sus hijas. Para terminarla, DC contrató al hombre detrás del éxito de los Vengadores de Marvel: Joss Whedon. La realización a medias se nota y para mal: la imagen que uno retiene luego de salir de ver La Liga de la Justicia es la de una película realizada con apuro.

La película comienza con una inminente invasión de seres extraterrestres comandados por el villano Steppenwolf. La Tierra, mientras, convive con el duelo de la muerte de Superman. Sin la protección del kryponiano, el peligro es cada vez más cercano y por eso Batman (Ben Affleck) decide reunir un equipo de “talentos” a los que viene rastreando desde Batman vs Superman. Para ello recluta a Diana Prince, la Mujer Maravilla (Gal Gadot), y salen en su búsqueda. Al final, el equipo termina formado por Batman, La Mujer Maravilla, Aquaman (Jason Momoa), Flash (Ezra Miller) y Cyborg (Ray Fisher), el menos popular de todos estos héroes clásicos.

Cuando el equipo se reúne es cuando la película muestra su mejor cara. Sin embargo, el carisma de Miller y Momoa al frente de sus personajes no basta para contrarrestar el aburrimiento que tiene Affleck a la hora de interpretar a Bruce Wayne y la intrascendencia del personaje de Cyborg. Incluso la Mujer Maravilla pierde mucho del terreno que ganó en su película individual.

Lo peor de La Liga de la Justicia es que se ve mal. Se ve falsa. Esto resalta, específicamente, cuando entra en escena el villano y su ejército de bestias aladas. Llama la atención, siendo una producción millonaria, el poco cariño que muestran sus efectos especiales. Sin embargo, eso lo contrarresta con una historia ágil que pasa rápido y suma puntos para evitar un desastre mayor.

La Liga de la Justicia no es la peor película del incipiente universo extendido de DC, pero tampoco se acerca a la mejor –esta sigue siendo la aventura en solitario de la Mujer Maravilla–. A pesar de su mediocridad, deja ver algunas esperanzas para el golpeado proyecto de DC: el filme en solitario de Aquaman, por ejemplo, o las futuras aventuras de Flash. La Liga de la Justicia es un pasatiempo olvidable que supone un paso atrás para DC respecto a La Mujer Maravilla, pero que no desbarranca a niveles de Batman vs Superman. La película es el combo ideal para quienes aún no estén saturados por el género de superhéroes y busquen desconectar un rato el cerebro. Y, claro, para quienes quieran volver a ver a los Superamigos en acción. Aunque lo mejor, en ese caso, puede que sea volver a la vieja animación de los 70.

El Uno x Uno de La Liga de la Justicia

Batman (5). Un capitán con poco peso y aburrido.

La Mujer maravilla (6). Más corazón que otra cosa.

Flash (7). Fresco, gracioso. Buena incorporación.

Aquaman (7). Igual que Flash. Esperanzas para su película en solitario.

Superman (5). Su vuelta se había anunciado en la promoción.

Cyborg (5). Intrascendente. Casi sin peso en el equipo.

Steppenwolf (3). Es el villano. Genérico y sin sentido.