Luego de ceder ministerios clave, Merkel acordó formar gobierno con los socialdemócratas

0
351

El pacto debe ser refrendado por los militantes del SPD en marzo

La canciller alemana, Angela Merkel, consiguió sortear este miércoles el mayor obstáculo de los últimos cuatro meses para intentar formar gobierno luego de las elecciones legislativas de setiembre.

Después de trabajosas negociaciones, que habían naufragado una y otra vez, la dirigente de 63 años se encamina a comenzar su cuarto mandato consecutivo gracias al acuerdo que permitirá reeditar la coalición con el Partido Socialdemócrata (SPD), que tendrá mayor presencia en el futuro gabinete.

Más de cuatro meses después de las elecciones y tras una última maratónica jornada en que las tratativas duraron un día entero, la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, su aliado bávaro de la Unión Socialcristiana (CSU) y el SPD suscribieron un documento de 177 páginas, que, según la canciller, dotará al país de una “nueva dinámica” .

El pacto establece las bases para el gobierno “estable” que necesita Alemania y que “muchos en el mundo esperan”, subrayó Merkel.

Votación clave
No obstante, la vigencia del acuerdo estará ad referéndum de la decisión que tome la militancia del SPD, que votará para expresar su opinión.

Y en ese sentido, será decisivo el poder de persuasión del cuestionado líder socialdemócrata, Martin Schulz, para convencer a sus propios partidarios.

Es que el acuerdo se someterá al voto de los 463.723 militantes socialdemócratas en una consulta vinculante, con el escrutinio fijado para el 4 de marzo, y Schulz –consciente de las divisiones internas– aseguró que trabajará para convencerlos de que es “un muy buen acuerdo”.

Desde principios de enero se afiliaron al SPD 24.339 personas y la incógnita es cuántos de ellos lo hicieron en respuesta a la campaña de las Juventudes del SPD para reclutar nuevos militantes que den un voto negativo.

Aunque el SPD no logró incluir en el acuerdo todas sus reivindicaciones, muchos puntos llevan su sello, como las multimillonarias inversiones proyectadas en educación, vivienda y digitalización, así como la apuesta por reforzar la Unión Europea y la eurozona de la mano de Francia.

El acuerdo, aseguró Schulz, marca un “cambio de rumbo” en la política europea de la coalición alemana, a favor de aumentar sus contribuciones al presupuesto comunitario y de crear un fondo monetario europeo.

Concesiones
Entre las concesiones más importantes de Merkel a Schulz la del Ministerio de Finanzas parece ser la más emblemática.

Luego de dos períodos bajo la tutela de Wolfgang Schäuble, custodio de la austeridad en la eurozona, ese influyente ministerio pasará bajo el conrol del SPD, que defendió en las negociaciones una UE solidaria que fomente las inversiones y el crecimiento.

Según medios alemanes, al frente de Hacienda estará el actual alcalde-gobernador de Hamburgo, Olaf Scholz, ya que Schulz se decantó por la cartera de Asuntos Exteriores.

En este sentido, esta es la segunda vez que Schulz se contradice, porque después de arrastrar en setiembre al SPD a su peor resultado electoral en décadas, había rechazado una nueva coalición, pero después optó por ir al diálogo.

Eso sucedió porque sucumbió a las presiones del presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, –de su mismo partido– y el francés, Emmanuel Macron, cuando fracasaron las negociaciones entre Merkel, los liberales y los verdes.

Además, Schulz también había asegurado que no integraría el gabinete de Merkel, aunque ahora se perfila como el nuevo jefe de la diplomacia alemana; para eso abandonará la presidencia del SPD.

La canciller reconoció que el reparto ministerial no fue “del todo fácil” y que será “duro” no contar con Finanzas; empero, recordó que en su primer mandato ese ministerio también lo ocupó el SPD y no hubo entonces problemas de coordinación.

SPD controlará seis de 14 ministerios
Los socialdemócratas (SPD) mantendrán seis de los 14 ministerios, pero reforzarán su perfil estratégico al controlar el de Finanzas y a pesar de su caída en las elecciones, así como su constante declive en las encuestas.

Asimismo, otro ministerio que cambiará de manos será el de Interior, que la CDU cede a sus aliados bávaros, defensores de un endurecimiento de la política migratoria y muy críticos con la gestión de la crisis de los refugiados de Merkel durante el último gobierno.

Fuente: Agencias