Maduro acusa a Estados Unidos de planear “provocaciones” en la frontera con Colombia

0
24

El mandatario denuncia que se pretende desestabilizar la zona con grupos paramilitares

Nicolás Maduro ha vuelto a invocar al fantasma de la conspiración extranjera para pedir al Ejército venezolano que esté alerta ante un posible plan de Estados Unidos para generar un conflicto bélico. “El imperialismo norteamericano está preparando provocaciones en la frontera y más allá, para llevar a Colombia y a Venezuela a un estado de confrontación armada. Lo he dicho en varias oportunidades y lo reitero”, dijo el mandatario.

Su advertencia fue escuchada este jueves en un acto de transmisión de altos mandos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y la Aviación Militar en el Fuerte Tiuna, al oeste de Caracas. Maduro ha pedido “máxima alerta” a sus soldados ante un inminente falso positivo fraguado en Colombia y ordenado desde la Administración de Donald Trump. “Nunca jamás Venezuela se arrodillará a Bogotá ni a su oligarquía rapaz y envidiosa. Como envidia la oligarquía bogotana al pueblo venezolano”, agregó.

En la explicación de su tesis ha insistido en que grupos paramilitares provocan “daños” en las poblaciones próximas a Colombia para impulsar una confrontación. La violencia en las provincias fronterizas es denunciada por la Fundación independiente REDES, operada desde el Estado andino de Táchira. Sus directivos han dirigido el lunes una carta a Cruz Roja Internacional para que intervenga en un conflicto armado entre grupos armados colombianos.

Javier Tarazona, director de la ONG, asegura que en estos enfrentamientos han asesinado a más de 240 personas este año. Según el activista, en el territorio venezolano operan militantes de las FARC, el ELN, el EPL y varios paramilitares que controlan zonas importantes donde desarrollan actividades ilícitas, entre ellas el contrabando y el tráfico de drogas. Los episodios han sido documentados y denunciados ante las autoridades venezolanas desde hace más de un año.

Sin embargo, el oficialismo ha revivido al enemigo foráneo en el clímax del declive de la oposición venezolana y las rencillas dentro del chavismo. La semana pasada Maduro culpó a Trump de planificar una intervención militar, después de leer una información publicada en la agencia de noticias Associated Press (AP) que asegura que el presidente estadounidense consultó esta posibilidad a sus asesores el año pasado.

El heredero político de Hugo Chávez no parece confiar demasiado en la FANB. Él mismo ha anunciado los arrestos de varios militares que habían planificado un derrocamiento del Gobierno. Además, recientemente ha recompensado a oficiales con ascensos a cambio de firmar un contrato de lealtad, según la ONG Control Ciudadano.