Medicamentos de inmunoterapia: la ayuda para combatir el cáncer de pulmón

0
271

La enfermedad puede ser tratada de mejor manera con el consumo de estos medicamentos antes de ser operado, una forma menos violenta que la quimioterapia

La medicina ha encontrado una nueva forma de extender la expectativa de vida de los pacientes de cáncer de pulmón. Se trata de los medicamentos de inmunoterapia, que al ser aplicados de forma previa a las cirugías para extraer el cáncer ayudan a debilitar los tumores, así como a evitar su expansión a otras partes del cuerpo.

La inmunoterapia es un tratamiento que apunta a fortalecer los sistemas inmunológicos del cuerpo, y que desenmascara las células cancerígenas. Al ser utilizadas en forma combinada han ayudado a enlentecer el avance de la enfermedad, y a evitar tener que recurrir a métodos de tratamiento más violentos y agresivos como la quimioterapia.

“Esto marca un cambio de paradigma. Significa que más pacientes de cáncer de pulmón apuntarán directo a la inmunoterapia”, consideró al canal de noticias CBS el doctor Roy Herbst, un especialista en cáncer de pulmón de la universidad estadounidense de Yale.

La nueva aplicación de estos medicamentos ha sido utilizado incluso por el expresidente estadounidense Jimmy Carter, a quien ayudó a detener el avance de un melanoma.

El uso de estos tratamientos llega luego de un estudio en el que se analizó a veinte pacientes que padecían cáncer de pulmón. Un año después de iniciar el tratamiento y de ser operados, 16 de ellos seguían con vida y la enfermedad era indetectable. Dos más la tenían de nuevo pero fue erradicada al retomar el tratamiento, mientras que de los dos restantes, solo uno falleció a causa del cáncer; el otro fue por una lesión en la cabeza.

Estos medicamentos “rompen” el tumor, y lo atacan directamente, y son utlizadas principalmente en pacientes con casos avanzados de la enfermedad. “Cuando los cirujanos los abren, encuentran que los tumores están derretidos. Se los come como un Pac-man”; explicó Herbst.

Pero no todo es ideal. Por un lado está el elevado costo de estos medicamentos, que puede llegar a US$ 100 mil, y no cura la enfermedad, sino que ayuda a detenerla. De todos modos, es un recurso más en el tratamiento.