Nokia 8: doblete de imagen

0
285

Se lanza a competir en la gama alta y da guerra con algunas funciones novedosas, en especial por su cámara

Su pasado lo requería y sus devenires también. Nokia volvió al ruedo con una serie de teléfonos que ya están disponibles en Uruguay, cuya estrella de gama alta, el Nokia 8, tiene tres ventajas que ya mismo, sin suspenso, detallo: cámara dual marca Zeiss de 13 megapíxeles y cámara frontal que permite grabar o tomar fotos “dobles”; un procesador Snapdragon 835 poderoso; y un sistema operativo “puro” Android (más sobre esto, en instantes).

El nuevo celular conforma con una performance que, al menos en un equipo recién estrenado, no tiene frenos ni trancazos; deleita con un diseño que incorpora los mejores materiales para competir con sus compañeros en esta carrera denominada “quiero el último celular y el más poderoso”.

Como algunos de sus hermanos menores de esta serie, el 8 viene construido en una pieza única de aluminio, con un acabado en la parte trasera que puede ser mate o brillante. El azul brillante que probé es tan elegante como susceptible a las molestas huellas, al igual que sucede con sus compañeros de gama alta, entre ellos el propio iPhone X. Obsesivos compulsivos abstenerse o resignarse a una vida de continua limpieza.

La pantalla, si bien no es OLED (como las que ofrece Samsung en sus modelos estrella), se las ingenia para reproducir imágenes de impecable definición y brillo. La contra es que no se pueden cambiar los ajustes preestablecidos para modificar los niveles de luz y brillo a gusto. La performance táctil de este celular es impecable, incluyendo la respuesta a uno de los sistemas de desbloqueo que se pueden elegir, con la huella dactilar, en la parte inferior de la pantalla, un poco a contrapelo de lo que han hecho varios fabricantes en el último año, al ubicar el lector en las partes traseras de sus celulares, lo que resulta más cómodo.

En materia de comodidad este nuevo Nokia no pesa en el uso continuo y se agradecen sus 7,9 milímetros de ancho.

Android puro
¿Qué es Android “puro”? Algo tan sencillo como el sistema operativo para móviles de Google pero sin “capas” ni modificaciones, que es lo que suelen hacer casi todas las marcas que utilizan Android, con diferentes objetivos que muchas veces –sin embargo– no conforman al usuario final. En algunos casos hay protestas porque estas capas que suman funciones al Android original terminan generando más “esfuerzo” al celular, con el consiguiente gasto extra de batería.

Los nuevos Nokia vienen con Android Oreo 8.0 y con todas las apps de Google preinstaladas, pero es posible borrarlas con un toque, en caso de que no se necesiten. Con un procesador destacado por su potencia, este smartphone permite realizar varias tareas a la vez sin trancazos, incluyendo el uso de apps con mucha carga gráfica.

Algo que llama la atención, para bien, es que en el uso intensivo este smartphone no recalienta, como sí sucede con muchos otros de su gama, incluso de precios más altos (en Uruguay cuesta US$ 719).
Construido en metal y con un procesador potente, esperaba encontrar la desagradable sensación de tener en las manos una pequeña estufa más que un celular. Pero esto casi nunca sucede, salvo cuando se usa intensivamente la cámara.

Todo lo anterior desemboca en otras de las preocupaciones de la vida moderna: ¿cuánto dura la batería? A diferencia de sus antecesores y de algunos teléfonos de esta nueva camada de Nokia, la batería del 8 tiene un rendimiento promedio, y si bien se prometen 10 horas y 35 minutos de vida útil si la pantalla está calibrada a 200 nits, la realidad es que el uso intensivo puede rebajar esa vida en muchas horas. Si se recurre poca a la cámara, a la reproducción multimedia y se conecta vía wifi (no tanto LTE), puede alcanzar las ocho horas. La buena noticia es que si usted es un heavy user, este teléfono se carga desde cero en menos de una hora. En el terreno de las contras debe destacarse que no ofrece carga inalámbrica.

Envolvente
Para los amantes de la música, o del buen sonido en general, el Nokia 8 incorpora un sistema de reproducción multimedia que se hace notar, pero que funciona mejor con auriculares que con los parlantes que incluye el celular.

Incorpora además la tecnología de captura de audio espacial 360º de OZO, que utiliza los tres micrófonos integrados en él para conseguir una experiencia de sonido envolvente.

Cuando se va a grabar, el Nokia 8 da la posibilidad de elegir el micrófono con el que capturar el sonido: frontal, trasero o los tres a la vez. Esto permite capturar audio 360 en los videos, lo que mejora mucho la calidad de sonido que se logra sin un micrófono externo conectado. Esto queda claro desde la primera prueba de video o audio y se agradece particularmente para situaciones de transmisión en vivo, que pueden realizarse directamente tanto a través de Facebook o YouTube como desde la app de la cámara.

La cámara que innova dos veces

En los últimos tiempos la carrera de los smartphones se ha concentrado en sus poderosas cámaras de fotos. Nokia dobla la apuesta literalmente en este modelo, con dos cámaras de 13 megapíxeles cada una, que además pueden funcionar al mismo tiempo gracias a un sistema que graba un video –o toma una foto– con ambas simultáneamente.

El nombre marquetinero que promociona la marca es bothie (algo así como selfi de a dos), pero dudo que alguna vez logre imponerse. Más allá de eso, la doble foto o el video filmado desde ambas cámaras es un chiche interesante que puede pasar de ser una mera novelería a una función útil en transmisiones en vivo, por ejemplo, y que resulta particularmente interesante para profesionales de la comunicación. Si se toma una bothie, las dos fotografías se fundirán en una sola con la misma resolución y apertura de lente, pero, cuidado, la frontal no tiene estabilización óptica. Vean en cromo.com.uy los resultados.

Samsung y LG ya experimentaron con esta función doble en el pasado; la novedad en este caso es que permite transmitir en vivo tanto vía redes sociales, utilizando la doble grabación en un solo plano.
La cámara principal tiene dos lentes Zeiss, ambos de 13 MP y con apertura F20; uno de ellos capta el color, otro blanco y negro. El usuario puede elegir usar uno u otro o ambos simultáneamente.
Al igual que otros buenos celulares, el 8 también permite conseguir el por estos días algo famoso efecto bokeh, que para describirlo rápidamente se puede definir como “desenfoque artístico”, ese que se consigue con cámaras pro. En este celular se activa y calibra cuando se toma la fotografía o posteriormente, desde la app misma, cuando se edita.

En la aplicación de la cámara se valora su sencillez, que en este caso no es sinónimo de poca sofisticación. La realidad es que en muchos modelos de numerosas marcas hay que estar horas para poder entender las funciones que ofrece una cámara y, de hecho, muchas veces nunca se llega a utilizarlas todas. En este caso todo lo necesario está a la vista y lo que hay que saber se entiende rápidamente, y eso se agradece.