Pau Donés aparca la música para poder pasar más tiempo con su hija

0
142

El cantante de Jarabe de Palo anuncia que cuelga la guitarra el día 1 de enero de 2019 por tiempo indefinido y que se irá a vivir fuera de España

Así de contundente es la decisión que Pau Donés, el cantante del grupo Jarabe de Palo, ha tomado a los 51 años: “Cuelgo la guitarra, cierro el estudio con llave”, ha afirmado en una entrevista con El Periódico de Catalunya. El intérprete que se encuentra inmerso en la gira 20 años, tiene una fecha concreta para la suspensión de sus actividades relacionadas con la música: el 1 de enero de 2019. Hasta entonces se sucederán 90 bolos con citas en España, Italia y Costa Rica. Después Donés se dedicará al surf, un deporte que ha descubierto tarde pero que le ha enganchado totalmente, pero sobre todo a su hija, a pasar más tiempo con ella, a llevarla al colegio, a verla crecer.

Así lo afirma en sus declaraciones: “Te metes en una ola y al final es ella la que te lleva a ti. Con el cáncer me di cuenta de que tengo una hija y que es guapo levantarte y llevarla al cole”. El cáncer, esa enfermedad que apareció en la vida de Pau Donés hace tres años, cambia las prioridades y aunque el cantante siempre ha manifestado que afronta esta enfermedad como “una anécdota más, como un catarro”, ha decidido parar. Enganchado al surf y sabedor de sus propias debilidades, el músico también pone tierra por medio para evitar la tentación de volver cada vez que le propongan un concierto. Y anuncia que cuando acabe su gira se va a vivir fuera de España. “Como no existe una Asociación de Músicos Anónimos, tengo que hacerlo así”, afirma bromeando sobre su supuesta adicción.

No descubre cuál será su destino, solo adelanta que será “muy lejos”, y que se trata de una decisión meditada que ha tomado por tiempo indefinido. Donés, quien reconoce que componer es su otra gran afición, no da muchas esperanzas a sus admiradores en esta otra faceta de su carrera musical, porque asegura que si antes dedicaba casi todo su tiempo a componer, ahora se va a surfear y solo los días de lluvia se refugiará en la música. Una decisión que compara irónicamente con quienes quieren rehabilitarse de una adicción: “Lo de ser músico es obsesivo. Me perdí la infancia de mi hija y no quiero perderme ahora su adolescencia”. También afirma que no se retira, que se trata de un hasta luego indefinido pero largo. “El día que me mate el cáncer, entonces sí. ‘Pau Donés se retira de la música”, afirma con el mismo humor con el que ha llevado todo el proceso desde que apareció la enfermedad en su vida.

Pero antes de todo eso queda cumplir con los compromisos que se prolongarán hasta el mes de diciembre y sacar un libro. Se llamará 100 letras y recogerá fotografías del grupo y explicaciones de cada canción, su por qué, cómo las escribió. También habrá otra sorpresa: un disco que han grabado con la Filarmónica de Costa Rica en el que adaptan 13 canciones del grupo y que se estrenará a primeros de octubre.

Resulta inevitable pensar que se trata de una despedida. Una forma de irse a lo grande a disfrutar de las olas y de su familia. Pero Donés es una caja de sorpresas. A principios de este mes de julio hizo sonreír y reflexionar a partes iguales a sus seguidores cuando publicó en sus redes sociales una imagen en bañador durante una de sus sesión de quimioterapia. Así que si él dice que sólo el cáncer puede apartarle de la música, nadie va a atreverse a contradecirle.