Pesadilla en la CTA

0
141

Ninguna alerta al público ha sido emitida después de que un usuario del tren de la CTA fuera empujado a las vías en una estación del centro de Chicago.

Ben Benedict dijo que estaba cerca del borde de la plataforma del tren en la estación Washington, esperaba el tren tarde en la noche para ir a casa, cuando sintió un duro golpe en la espalda y cayó cinco pies abajo.

Cayó a un pie del riel con electricidad y de inmediato miró a lo largo de las vías para investigar si venía o no el tren, según contó. Luego levantó la vista y vio al tipo que lo empujó. El sujeto lo miraba fijamente sin decir una palabra.

Benedict dice que se incorporó y trató de subir a la plataforma, pero el hombre siguió bloqueando su camino, y le hacía una seña obscena con el dedo mientras caminaban de un lado a otro. Benedict contó que en ese momento gritó a la gente que estaba del otro lado de la plataforma, y cuando quisieron ayudarle a subir el hombre trataba de empujarlos también, hasta que formaron un círculo y ayudaron a Benedict a subir a la plataforma, en la Línea Azul.

El hombre huyó.

El ataque ocurrió hace más de un mes, pero ni la Policía ni la CTA han emitido alertas públicas al respecto. Los detalles han sido confirmados por un video de vigilancia, según la CTA. Fotos del sospechoso, extraídas del video, han circulado entre la seguridad de la CTA y oficiales de la Policía de Chicago, pero no han sido publicadas.

El Tribune se enteró del incidente el miércoles.

El portavoz de la policía de Chicago, Anthony Guglielmi, dijo que las autoridades decidieron no alertar al público después de que Benedict fue a la Policía porque “esto parece ser un incidente aislado”. Señaló que Benedict “no sufrió lesiones graves y fue asistido fuera de las vías”.

El funcionario agregó que los detectives están trabajando para identificar al atacante del video de vigilancia de la CTA.

“La CTA y la Policía no creen que haya ningún riesgo para el público”, dijo Guglielmi.

La portavoz de la CTA, Tammy Chase, dijo que la agencia de tránsito no envió una alerta por su cuenta porque la dejó en manos de la Policía.

Benedict, de 46 años, le dijo al Tribune que estaba decepcionado porque el público no fue advertido.

“Fue sorprendente que nadie mencionara nada”, dijo. “Ese tipo probablemente todavía anda por ahí afuera. Y tal vez quiera hacerlo de nuevo. Y si es alguien que necesita ayuda, tenemos que sacarlo de la calle”, mencionó Benedict.

Benedict, un guitarrista del bluegrass, dijo que no ha oído nada de la Policía desde que habló con los detectives el día después del ataque. Su último contacto con la CTA fue aproximadamente una semana después, después de haber enviado un correo electrónico describiendo el ataque.

“Fue bastante intenso”, dijo.

Benedict dijo que había asistido a un juego de los Cachorros el 1 de agosto y llegó a la estación alrededor de las 11:30 pm, para tomar un tren de la Línea Azul. Mientras bajaba las escaleras, vio a otro hombre parado en la plataforma.

El tipo estuvo allí dos o tres minutos”, dijo Benedict, “yo estaba a cuatro o cinco pies de él y había una viga de metal entre nosotros”.

Benedict dijo que pudo levantarse y pensó que se había roto el brazo derecho. “No pude” meter la mano a mi bolsillo para buscar mi teléfono. No había mucho que pudiera hacer. Miré hacia arriba y él estaba allí parado, mirándome fijamente. Así que le grité con un grosería. ‘¿Cuál es tu problema?’ ”

Mientras Benedict trataba de subir a la plataforma, el hombre lo empujaba, dijo.

Él tenía la mirada en blanco mientras le tapaba el paso. “Era como un león mirando a su presa, es como me parecía”, agregó, mientras en su mente estaba la posibilidad de que el tren llegara en cualquier momento. Para entonces algunas personas habían llegado a la estación, lo escucharon y fueron a ayudar.

¿Porqué estás ahí?”, le preguntaron.

“Este tipo está tratando de matarme”, les contestó Benedict.

Se agruparon alrededor de Benedict y lo ayudaron a subir a la plataforma mientras el hombre huía. -La última vez que lo vi, iba subiendo las escaleras -dijo Benedict-.

Las otras personas  se fueron pronto en el tren, dijo. “Me sacaron y nadie se quedó”.

Benedict dijo que no contactó inmediatamente a la Policía o a la CTA porque tenía miedo de que el atacante todavía estuviera allí. En un correo electrónico a la CTA, describió al hombre como blanco, alrededor de 30 años de edad, de entre 5’8” a 5’ 1”0, de constitución mediana, barba, bigote y cabello castaño.

Benedict dijo que está dispuesto a ayudar a la Policía y a la CTA en lo que sea necesario.