Por qué el iPhone no va a tener una batería intercambiable

0
297

Esta característica fue una de las peticiones de los usuarios; pero tiene sus desventajas

A fines de 2017 se supo que Apple reduce el rendimiento de la batería de sus iPhonestras unos años de uso. A partir de eso, la empresa emitió un comunicado disculpándose por no haber comunicado esta información correctamente a sus usuarios y afirmando que esto se realiza con el fin de evitar que el dispositivo se apagara de forma súbita y así llegara a perder información o cortar llamadas importantes.

Luego de esto, los usuarios de la compañía han realizado dos peticiones al respecto.

Una de ellas fue que se incorporara un botón en los ajustes del iPhone que permitiera elegir entre priorizar la batería o el rendimiento. Sin embargo, es muy poco probable que este pedido llegue a realizarse.

La segunda petición por parte de los usuarios fue que tuviera una batería intercambiable, que permitiera cambiar la batería fácilmente cuando la anterior se encuentre desgastada. El iPhone en sus 11 años de vida, nunca ha utilizado este tipo de baterías.

Si bien parecería ser una solución, las baterías intercambiables tienen otras desventajas:

La resistencia a salpicaduras y agua. Una batería intercambiable aumenta el riesgo de que entre agua o de rotura del sellado de un terminal.
Diseño exterior y materiales Premium. Con una batería intercambiable se debe poder abrir el dispositivo y la parte trasera suele ser de plástico ya que facilita la extracción de la tapa sin esfuerzo.
Baterías más integradas y con más espacio. El iPhone X estrenó un diseño nuevo de batería, con forma de L, que aprovecha mejor el poco espacio que tiene en su interior. De hecho, el iPhone X cuenta con la batería más grande de esta generación, por lo que reemplazarla sería difícil y además impediría que tuviera esa forma.
El avance de la tecnología y el reducido espacio han hecho que otros fabricantes que anteriormente utilizaban baterías intercambiables hayan renunciado a esta característica. Uno de ellos es Samsung, que renunció a este tipo de baterías hace varias generaciones. Incluso LG la abandonó en su G6.

Las baterías intercambiables pueden llegar a ser una buena idea para algunos, pero tiene muchas renuncias en cuanto a diseño y otras características para el resto de los usuarios.