¿Por qué los huracanes llevan nombres de personas?

0
235

La tradición, de orígenes religiosos, fue adoptada por la Organización Meteorológica Mundial

Con el paso del devastador huracán Irma por la zona del Caribe y Florida volvió a surgir la interrogante de por qué estos fenómenos atmosféricos son bautizados con nombres de personas. Este hecho, que surgió como tradición, principalmente por creencias religiosas, se fue popularizando y finalmente adoptado por la Organización Meteorológica Mundial.

La costumbre fue popularizada por el meteorólogo británico Clement Lindley Wragge, quien a fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX se convirtió en un referente mundial en meteorología.

Lindley utilizaba nombres de muje, y esa nomenclatura se mantuvo hasta que, en el año 1979, se integraron también nombres masculinos.

Sin embargo, este sistema no fue idea original del meteorólogo, sino que se inspiró en una antigua costumbre de bautizar huracanes y ciclones con el nombre de santos o santas dependiendo de la fecha del fenómeno. Cabe recordar que en algún momento se creía que este tipo de desastres naturales eran un castigo divino.

Lo cierto es que Lindley popularizó la nomenclatura hasta que en 1979 finalmente fue adoptada por un organismo internacional: la Organización Meteorológica Mundial.

Dicha organización decidió crear listas alfabéticas con nombres para denominar los fenómenos que se producirían en los siguientes seis años.

Según los especialistas, si se utilizara una denominación técnica a las personas les costaría mucho más comprender de qué se trata y recordar su nombre. Precisamente por este motivo, siempre se busca que sean nombres sencillos de recordar.

Los nombres surgen tanto del inglés como del español y el francés y no deben traducirse para evitar confusiones a la hora de informar.

Además, en el caso de huracanes que hayan producido muchas pérdidas de personas como el Katrina (ocurrido en 2005 y considerado uno de los más mortíferos de la historia), dicho nombre es retirado de la lista y no se vuelve a utilizar.