River y Boca armados hasta los dientes

0
254

¿Pueden Nacional y Peñarol competir contra los grandes de Argentina?

Hay algo claro para los equipos uruguayos en la edición de la Copa Libertadores de 2018: no la tendrán nada fácil.

A la inversión siempre potente de los equipos de Brasil y Colombia, el mercado de Argentina parece recuperar los signos vitales y los jugadores adquiridos por Boca Juniors y River Plate dejan a los dos equipos más grandes de ese país como serios candidatos a luchar por el máximo certamen internacional clubista.

River Plate presentó ayer al delantero Lucas Pratto, a quien compró por US$ 12 millones y convirtió en el pase más elevado en la historia del millonario.

Pratto, de 29 años, quien llegó a River desde San Pablo de Brasil, es uno de los principales refuerzos del popular club argentino junto al golero Franco Armani, que llegó desde Atlético Nacional de Medellín, con el que consiguió 13 títulos durante sus siete años en el fútbol colombiano.

“Quiero ganar títulos con River, quiero ganar la Libertadores y sumarme a este equipo; luego si puedo hacer goles y me llaman de la selección argentina, mejor, pero por ahora pienso solo en esta camiseta”, dijo Pratto ayer a la prensa luego de la revisión médica. “Paguen lo que paguen, la presión es la misma. Todos hicimos el esfuerzo para que pueda hacerse el pase porque (el entrenador Marcelo) Gallardo siempre me quiso, esta vez sí se pudo”, agregó el delantero, que consideró que su paso por el archirrival Boca Juniors no le generará problemas porque fue algo fugaz, además de expresar que se siente identificado mucho más con Vélez Sarsfield.

Pratto fue convocado sin mayor éxito por algunos partidos para el seleccionado argentino en la clasificatoria al Mundial de Rusia 2018 bajo el mando del entonces entrenador Edgardo Bauza. A lo largo de su carrera profesional, Pratto anotó 130 goles en 404 partidos, de los cuales 14 los convirtió en 48 encuentros en San Pablo, su anterior club antes de llegar a River.

Armani, de 31 años, también acordó su llegada a River, y destacó que “esto lo soñé de chico”.

“Es el club más grande de Argentina, tengo que aprovecharlo y quiero prepararme de la mejor manera para enfrentar lo que se viene. Puse mucho de mí. No fue fácil porque Atlético Nacional no me quería vender. Tengo mucha ilusión de estar acá: River es lo máximo para un futbolista”, dijo.

Tanto el delantero como el arquero en las próximas horas viajarán a Miami para sumarse a la pretemporada de River, que en 2018 volverá a tener a los uruguayos Rodrigo Mora, Camilo Mayada, Marcelo Saracchi y Nicolás De La Cruz.

Boca Juniors no se quedó quieto y pudo concretar el regreso de su último ídolo: Carlos Tevez. El ‘Apache’ regresó a Boca Juniors después de un año en el fútbol chino y,en el umbral de los 34 años, para buscar revivir la gloria con el club que lo llevó a ser Campeón de América y del Mundo de la mano de Carlos Bianchi.

Su apremio por integrarse a los entrenamientos, aún antes de firmar su nuevo contrato, son muestra de la motivación tras su paso por Shanghai Shenhua, al que se había ido en 2017 con un contrato de U$S 40 millones por temporada.

Tevez busca revancha. Pese a haber sido uno de los mejores pagados del mundo, apenas disputó 11 partidos (de 30) y anotó solamente cuatro goles en la Superliga China.

Envuelto en críticas por su falta de forma y con lesiones constantes, el Shenhua no lo había convocado incluso para la final de la Copa de China que el club levantó mientras Tevez descansaba en Argentina.

Su pobre rendimiento y su melancolía por Argentina potenciaron el retorno del futbolista que cumplirá 34 años el 5 de febrero y ya afronta el último tramo de su exitosa carrera.

Deberá echar mano a su carisma para curar las heridas que el exatacante de Juventus, Manchester United y Manchester City, entre otros clubes, dejó en los hinchas de Boca tras su ida intespestuosa a China.

Había comunicado su partida por un video colgado en las redes sociales donde aludía a que se iba abrumado por no estar en el máximo nivel y no solo tentado por un contrato millonario.

El regreso de Tevez estuvo amparado por la opinión de otro gran ídolo del club, Diego Maradona: “Carlitos fue a China, llenó la bolsa de Papá Noel de dólares y ahora vuelve a Boca. Está perfecto, Tevez no traiciona”.

Además de Tevez, Boca incorporó a Julio Buffarini, Emanuel Más y Ramón Ábila, tres jugadores probados en el fútbol argentino. Además cuenta con los colombianos Frank Fabra, Wilmar Barrios, Sebastián Pérez y Edwin Cardona, los argentinos Fernando Gago y Darío Benedetto -ambos en recuperación- y al uruguayo Nahitan Nandez para afrontar otra vez un año que lo tendrá como protagonista.

Racing, San Lorenzo, Independiente de Avellaneda (campeón de la Sudamericana) y Lanús (finalista de la Libertadores) se suman al selecto grupos de equipos argentinos a los que habrá que respetar en 2018.