Se acerca el combate de robots gigantes

0
309

Estados Unidos y Japón podrían competir en setiembre

El enfrentamiento de robots gigantes es algo de lo que se viene hablando desde hace varios años, especialmente desde que, a mediados de 2015, la startup de robótica estadounidense MegaBot retó a Kuratas, robot diseñado por la japonesa Suidobashi Heavy Industries.

El épico enfrentamiento se vio demorado, principalmente, por la falta de una sede para llevarla a cabo. A fin de cuentas, se trataría de un espectáculo de gran convocatoria, por lo que requeriría un lugar capaz de albergar no solo a los miles de fanáticos sino también a los enormes contrincantes.

En abril de este año, los equipos finalmente anunciaron que el enfrentamiento se llevaría a cabo en este mes de agosto, aunque recientemente lo postergaron para setiembre.

Mientras tanto, ya podemos conocer algunos detalles de estos dos robots.

El representante de Estados Unidos lleva el nombre de Eagle Prime y es una versión mejorada de Mk. II y Mk. III, prototipos que la startup había presentado anteriormente.

Eagle Prime es un enorme cúmulo de circuitos, metal y una cabina de control con dos asientos. Tiene una altura de cinco metros, un peso total de doce toneladas y puede moverse con 430 caballos de potencia.

La cabina central forma lo que sería la cabeza y el torso, los brazos se extienden de esta y terminan en pinzas y cañones y la base para desplazarse tiene un sistema similar a los tanques de guerra.

La idea original de MegaBot era obtener financiación por parte de la plataforma de crowdfunding Kickstarter. Sin embargo, dicha campaña fracasó. Fue gracias a la inversión de Autodesk en el proyecto que Eagle Prime pudo ser realidad.

Kuratas, por su parte, tiene un tamaño y peso mucho menor a su rival. Con tres metros de altura y 4.000 kilogramos, a simple vista puede parecer que el robot japonés no tiene chance de victoria frente al estadounidense. Sin embargo, es importante recordar que fue fabricado bajo procesos artesanales inspirados en el trabajo del padre del CEO de Suidobashi, Kogoro Kurata, quien dedicó toda su vida al trabajo con el acero.

Según informa Xataka, cuando los japoneses aceptaron el reto en 2015 pusieron una condición: ninguno de los robots podrían utilizar sus armas. Solo podrían enfrentarse utilizando sus puños. Igualmente, las armas de estos robots son pistolas y ametralladoras de Airsoft que lanzan bolas de plástico. Es decir, aun en el caso de que las utilizaran, difícilmente podrían causar o sufrir daños importantes.

Lógicamente, debido a los enormes costos de fabricación de estos dos gigantes, a ninguna de las dos partes le interesa que los robots sean dañados de gravedad.