Suspendida la evacuación de 3.000 sirios cerca de Alepo

0
195
Syrians, some of whom were injured in a car bomb blast on April 15 while they were waiting at a transit point during their evacuation from the sieged government-held towns of Kufraya and Fuaa in a deal made between the government and the rebels, are assisted by government forces and members of the Syrian Arab Red Crescent as they arrive in the northern city of Aleppo to receive medical treatment on April 19, 2017. The evacuation of civilians and fighters from besieged Syrian towns resumed after the weekend bombing that killed 126 people, 68 of them children, an AFP correspondent reported. / AFP PHOTO / George OURFALIAN

SIRIA.- Los autobuses no se moverán antes de liberar 750 prisioneros, señala Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Foto: AFP

Fuente: AFP
Más de 3.000 sirios de localidades sitiadas continuaban bloqueados el jueves cerca de Alepo, donde su evacuación está suspendida a la espera de la liberación de prisioneros por parte del régimen, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El 19 de abril de 2017, 3.000 personas fueron evacuadas de dos localidades leales al régimen, Fua y Kafraya, sitiadas desde hace dos años por los rebeldes en la provincia de Idleb (noroeste).

Revise: El reciente ataque a civiles evacuados en Siria es “un crimen de guerra”, según ONU

En paralelo, en virtud de un acuerdo entre el gobierno y representantes de la oposición, 300 personas, la mayoría combatientes, dejaron las localidades rebeldes de Zabadani, Serghaya y Jabal Sharqi, en la provincia de Damasco, según el OSDH.

Dos convoyes de unos 70 autobuses estaban bloqueados el jueves. Los vehículos de habitantes y combatientes de Fua y de Kafraya estaban estacionados en Rashidin, un suburbio rebelde de Alepo (norte), utilizado como zona de tránsito.

Los autobuses del segundo convoy están detenidos en Ramusa, controlada por el régimen, al sur de Alepo.

“La salida de los autobuses está condicionada a la liberación de prisioneros de las cárceles del régimen”, explicó el OSDH.

“Los autobuses no se moverán antes de la liberación de 750 prisioneros detenidos en las cárceles del régimen y de su llegada a los sectores rebeldes”, agregó.

El acuerdo concluido por las dos partes prevé la liberación de 1.500 detenidos en las prisiones del régimen en paralelo a las dos fases de evacuación, según la OSDH.

Una segunda fase del acuerdo está prevista en junio, según los términos del pacto de evacuación de 30.000 personas.

El sábado, la primera operación terminó en una masacre cuando un coche bomba estalló delante de los autobuses que habían salido de Fua y de Kafraya. Al menos 126 personas murieron, de ellas 68 niños, según la OSDH.

El régimen acusó a los rebeldes, que rechazaron cualquier responsabilidad y condenaron el atentado, aún no reivindicado.

El destino final de los habitantes de las localidades rebeldes, según el mismo acuerdo, es la provincia de Idlib (noroeste), controlada por los rebeldes y los yihadistas. Los de Fua y de Kafraya transitan por Alepo antes de dispersarse en las provincias de Damasco y Latakia (oeste)