Tabletas digitales para una medicina de calidad

0
33

Un proyecto en Belice permite a los profesionales de salud monitorizar y dar seguimiento a la atención que reciben los pacientes

Chantel Gardener no se separa de su tableta digital cuando trabaja en el hospital. Navegar y teclear en su dispositivo móvil permite asegurar que el stock de medicinas del hospital esté siempre a punto, analizar las causas de una complicación en una urgencia obstétrica, incluso mejorar día a día la calidad con la que se atiende a los pacientes del Hospital Western Regional de Belmopán, la capital administrativa de Belice.

La tableta digital de Chantel Gardener se ha convertido en el mejor aliado tecnológico del país para elevar los estándares de atención de sus centros de salud. Cada expediente médico queda registrado en un programa informático que permite a los profesionales de salud monitorizar y dar seguimiento a la atención que reciben los pacientes y detectar posibles áreas de mejora. El proyecto se basa en el desarrollo de un programa informático en código abierto utilizando la plataforma Commcare, que permite introducir en tiempo real los expedientes médicos y la información sobre los indicadores de salud esenciales para lograr una mejora de la calidad del servicio. De esta manera, tanto los responsables médicos, como los gestores y los políticos pueden entender en cualquier momento y en cualquier lugar, a través de sus dispositivos digitales, cómo evoluciona la calidad de los centros de salud y entender qué retos quedan por solucionar y cuál es la mejor manera de afrontarlos.

Chantel es parte del equipo responsable de la calidad y las estadísticas del Hospital de Belmopán y ha comprobado de primera mano los beneficios que ha proporcionado esta innovación tecnológica en su trabajo diario. “Capturamos y analizamos casi en tiempo real toda la información que se genera en el hospital. De esta manera podemos analizar, entender y proponer mejores de atención en áreas críticas del hospital, como la salud materna. El sistema, entre otras funciones, nos proporciona información y evidencias para tratar de manera más eficiente las complicaciones obstétricas como hemorragias, sepsis o preclamsia”, reconoce Chantel, mientras observa las gráficas y las tablas que miden la calidad del servicio en el área de neonatología, labor y parto del Hospital de Belmopán.

Este innovador proyecto comenzó hace cinco meses cuando, el Ministerio de Salud de Belice, con el acompañamiento de la Iniciativa Salud Mesoamérica y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), se embarcó en un ambicioso proceso de transformación digital orientada a garantizar que el servicio de salud cumpla los estándares de calidad internacionales.

Desde el año 2012, Belice ha logrado importantes avances en la atención a las mujeres y los niños más vulnerables de su población

El proyecto ha sido desarrollado por las empresas de tecnología Tecsalud y Dimagi y ya está siendo utilizado por 45 profesionales en cuatro hospitales del país. Gardener destaca que esta innovación no solo le está ayudando a lograr mejores resultados, sino que le ha facilitado la gestión de su trabajo. “Antes pasábamos todo el día rellenando papeles y reportes. Ahora basta con unos pocos minutos para introducir un dato en la tablet y la información se consolida con otros datos previos y de otros hospitales para que se pueda comparar. Solo con apretar un botón logramos tener la información que antes nos costaba meses procesar”, resume.

Fidel Cuéllar, jefe de servicios médicos del Hospital Comunitario de San Ignacio, también en Belice, corrobora las palabras de su compañera. “En cuestión de segundos podemos tener información sólida y comparable que nos permite tomar decisiones para mejorar el servicio de los hospitales a través de este software. Pero lo más importante es que nos permite detectar vulnerabilidades antes de que se conviertan en problemas” destaca.

Belice lleva ocho años involucrado en un ambicioso proyecto para mejorar la calidad de sus servicios médicos, especialmente aquellos que dan servicio a las mujeres y los niños más desfavorecidos del país. En el año 2012, entró a formar parte de la Iniciativa Salud Mesoamérica, un proyecto gestionado por el Banco Interamericano de Desarrollo y financiado por la Fundación Carlos Slim, la Fundación Bill & Melinda Gates y el Gobierno de España, destinado a reducir las brechas de acceso a servicios de salud con calidad que sufrían el 20 por ciento de las mujeres y los niños más vulnerables de los países de Mesoamérica.

Desde el año 2012, Belice ha logrado importantes avances en la atención a las mujeres y los niños más vulnerables de su población. Entre los principales logros se encuentra el aumento en la cantidad de mujeres que escogen usar métodos de planificación familiar después de dar a luz, yendo de un 7% en 2013 a un 90,3% en 2017. Igualmente, la cantidad de mujeres que han recibido atención médica en los primeros siete días después del parto aumentó de un 41,7% en 2013 a un 75,4% en 2017. El uso de oxitocina, una hormona que reduce el riesgo de sangrado profuso durante el parto, aumentó de un 34% a un 98,7%; y la cantidad de niños que reciben atención de calidad después del parto aumentó de un 19,4% en 2013, a un 88,7% en 2017.