“Tom Cruise tuvo en el rodaje una fe ciega en César Charlone”

0
154

Doug Liman, director del filme Barry Seal, conversó con El Observador sobre el infame personaje interpretado por Cruise y cómo el famoso actor se rindió ante el director de fotografía uruguayo

Doug Liman (52) está lejos de ser uno de los directores más reconocibles de Hollywood fuera de Estados Unidos. Sin embargo, este neoyorquino no es ajeno al éxito. Su carrera incluye trabajos como la saga del agente Bourne interpretado por Matt Damon, la comedia de acción Sr. y Sra. Smith (2005) y, más recientemente, el filme de ciencia ficción Al filo del mañana (2014), protagonizado por Tom Cruise.

La nueva película de Liman, Barry Seal: solo en América –que se estrena este jueves en Uruguay– narra la vida de un piloto vinculado al narcotráfico que fue reclutado por la CIA en la década de 1970 para operaciones encubiertas. Desde Estados Unidos, Liman habló telefónicamente con El Observador sobre el filme –que lo volvió a reunir con Cruise y que contó con la dirección de fotografía del uruguayo César Charlone– y sus futuros proyectos en cine y televisión.

Dado el éxito de la serie Narcos y el estreno de películas como Escobar: paraíso perdido u Operación Escobar, ¿cree que hay un interés sostenido en Hollywood por el narcotráfico en América Latina?
Probablemente lo hay, pero nuestra película no se trata de la guerra contra las drogas. Barry Seal transportó armas para la CIA y drogas para el cartel (de Medellín, Colombia), pero no le importaba qué había en la parte de atrás de su avión. Solo le importaba qué tan pesado era.

Barry Seal fue un piloto, un traficante y un informante. ¿Fue un héroe?
Los protagonistas de mis películas son casi siempre antihéroes. Son los héroes de sus propias historias. Ciertamente estás arengando por Barry Seal, pero él fue elegido por la CIA por sus tendencias criminales y una brújula moral floja. ¿Podés culpar a un tiburón por hacer lo que hace un tiburón?

¿Por qué eligió a Tom Cruise para este papel?
Para ser franco, estaba muy entusiasmado con poder hacer persecuciones de aviones con el mismo nivel de realismo que hice persecuciones de autos en Identidad desconocida (2002). Lo mejor para hacerlo era un actor que fuera un piloto. También había trabajado con Tom (Cruise) en Al filo del mañana, donde interpretó un papel que era un completo cobarde y lo opuesto de su personaje en Misión Imposible, y pensé que sería divertido darle un rol como Barry Seal.

Charlone contó que la película y su guion atravesaron cambios y nuevas filmaciones que le dieron un tono de comedia.
Conocía los eventos en el guion cercanamente porque mi padre, Arthur Liman, se encargó de la investigación para el Senado estadounidense. Veía lo que sucedía a través de los ojos de mi padre y cómo me lo contaba cuando la investigación estaba en proceso. Siempre fue con sentido del humor. Fue una investigación muy seria pero no detuvo a mi padre de reírse de lo absurdo de todo: cuando la CIA impulsaba una guerra secreta, todos nuestros enemigos sabían sobre ella. Los únicos a los que mantenían en secreto era al pueblo estadounidense. Aunque era perturbador, también era gracioso. Mi padre se reía del contraste en la desconexión entre los legisladores de Washington DC y quienes estaban en el terreno.

¿Qué tan difícil fue recrear sucesos ocurridos en las décadas de 1970 y 1980?
Esta es mi primera película histórica. Si bien era técnicamente desafiante, era muy liberadora y emocionante porque César Charlone podía filmarla de una forma brillante que transporta al público a otro tiempo y lugar. Si la película sucediera hoy, no podrías pensar en el impacto de las acciones de Barry, en las personas inocentes que fueron lastimadas por las guerras y guerrillas en América Latina o por la cocaína corriendo por las calles de Estados Unidos. Pero como sucede en otra época, la guerra de las drogas es diferente. El tipo de mentiras que Barry Seal dijo no serían posibles hoy. Soy un piloto, al igual que Tom, así que sé de primera mano que el tipo de vuelos que Barry hizo en la década de 1980 serían el fin de una era. Realmente creo que Barry y los pilotos como él fueron los últimos cowboys estadounidenses. Volaban aviones en vez de montar caballos.

¿Cómo describe el trabajo de Charlone detrás de cámaras?
Siempre quise trabajar con César desde Ciudad de Dios (2002). Tiene el ojo más único en el negocio. En el mundo. Nadie apunta la cámara, ilumina o captura una escena de la forma en que él lo hace. Es mágico. Lo extraordinario de César es lo exuberante y juguetón que es como director de fotografía. Pone la cámara en lugares que capturan la escena con un gran impacto emocional. Está constantemente evolucionando durante la filmación, por lo que no suele estar en el mismo lugar la segunda o tercera vez que hacés la escena. Una vez estábamos filmando una escena en la que Tom mira al avión que la CIA le está presentando por primera vez con una emoción increíble, y estaba entregando una actuación extraordinaria. En la mitad (de la escena) Tom grita “¡Corten! ¿Dónde está la cámara? ¿Para quién estoy actuando?”. Y César, que está escondido debajo del ala del avión dice: “¡Estoy acá!”. Simplemente no estaba donde había estado en la toma anterior. Después de eso, Tom no cuestionó a César nunca más. Actuaba sin saber dónde estaba la cámara y tenía una fe ciega en César, como yo. César también fue un recurso valioso porque trajo una visión latinoamericana a nuestra historia, estaba involucrado en las reuniones de guion y ayudó a hacer una película que espero que se vea en América Latina como una de ahí y no una película norteamericana que sea condescendiente.

Entre sus proyectos futuros están la serie Nightflyers, basada en un texto de George R. R. Martin (creador de Game of Thrones) y la película Chaos Walking. ¿En qué estado se encuentran?
Nightflyers empezará a filmarse en unas semanas y estoy muy emocionado. La estoy produciendo. Con Chaos Walking vamos un tercio del rodaje con Tom Holland y Daisy Ridley, y tengo un elenco increíble a mi alrededor. No solo va a ser la película más original que he hecho, sino la más original y comercial que Hollywood ha hecho. Tiene un concepto tan innovador que es muy difícil de encontrar películas comerciales que sean realmente originales. No solo que no estén basadas en un cómic, sino que la premisa te vuele la cabeza.

También está preparando Impulse, una serie para YouTube Red (servicio pago del sitio). ¿Por qué dar el salto hacia esta plataforma?
La única película que hice con la que me decepcioné fue con Jumper. Siempre trato de romper las reglas y hacer cosas de forma inesperada. Probé unas cosas en Jumper que no funcionaron y siempre quise volver y hacerlas bien. Cuando salió una nueva novela de Jumper y estaba disponible me metí en ella. Es un mundo nuevo y preferí el lienzo de una serie de TV digital. Si bien siempre quise hacerlo en cine, en televisión es más apoyado el trabajo original que espero hacer. La idea de que sea la primera serie de YouTube Red de alto presupuesto también es emocionante.

¿Qué puede adelantar de la secuela de Al filo del mañana?
Tenemos un guion que nos encanta. Tom Cruise, Emily Blunt y yo estamos tratando de coordinar nuestros calendarios. Es un proyecto del que jamás nos imaginamos hacer una secuela pero hubo adoración de los fans por esa película. Tom, Emily y yo pensamos que nos debíamos a nosotros y a los fans pensar en cómo se vería una secuela. Se nos ocurrió una historia que nos encanta y viene del mejor lugar posible: no de un estudio tratando de hacer más dinero, porque Al filo del mañana fue moderadamente exitosa, sino de los artistas y la relación con sus seguidores, y estar inspirados por ellos para volver a este mundo. Es lo más puro de corazón que puede ser una secuela.

Entonces va a estar sumergido en la ciencia ficción por un tiempo.
Sí. ¡Espero que sea por años!