¿Toma poco alcohol? Da igual: su corazón podría salir mal parado

0
235

Una investigación arrojó nuevas evidencias sobre el consumo de bebidas y sus efectos en la salud

Un estudio elaborado por científicos del Imperial College, del Instituto de Ciencias Médicas y del Royal Brompton Hospital del Reino Unido, sugiere que el consumo moderado de alcohol en personas con falta de titina eleva el riesgo de padecer insuficiencia cardíaca.

La investigación, publicada en el Journal of the American College of Cardiology, se basa en 141 pacientes a los que se les había diagnosticado cardiomiopatía alcohólica, un tipo de insuficiencia cardíaca que se da cuando se consume una cantidad de alcohol equivalente a unas siete botellas de vino a la semana durante cinco años. El 13,5% de los pacientes también sufría déficit de titina, una proteína que resulta crucial para mantener la elasticidad de los músculos del corazón. Su déficit es una condición excepcional dado que se calcula que solo una de cada 100 personas padece este tipo de carencia.

La titina está presente en el organismo codificada en el gen TTNtv. Cuando el TTNtv no tiene suficiente titina, interactúa con el alcohol y acelera una insuficiente cardíaca. “Incluso si el alcohol se consume moderadamente”, subraya el artículo. La versión defectuosa del TTNtv se suele relacionar con un tipo de insuficiente cardíaca conocida como cardiomiopatía dilatada.

“En el estudio, el 13,5% de los pacientes portaba esta mutación, una cifra mucho más elevada que la proporción de personas portadora en la población en general”, añaden.

Los resultados sugieren que esta condición no deriva simplemente de las consecuencias dañinas del alcohol, sino de la predisposición genética “y de que otros miembros de la familia puedan sufrir ese mismo riesgo”, explica el doctor James Ware, del Instituto Nacional del Corazón y del Pulmón del Imperial College.

“Nuestro estudio sugiere que el alcohol y la genética se relacionan entre sí y que la predisposición genética y el consumo de alcohol pueden actuar a la vez y provocar insuficiencia cardíaca”, señala.

Los científicos analizaron también a otros 716 pacientes con cardiomiopatía dilatada y les preguntaron qué cantidad de alcohol solían consumir. Ninguno de los pacientes dijo consumir los altos niveles de alcohol necesarios para causar este tipo de dolencia y, en aquellos pacientes que la sufrían por falta de titina, el consumo moderado de alcohol afectaba negativamente a la capacidad del corazón para bombear sangre.

“La relación entre el alcohol y el corazón es complicada. Si bien el consumo moderado de alcohol puede tener beneficios para la salud, uno excesivo puede causar serios problemas cardiacos. Esta investigación sugiere que, en aquellas personas con insuficiencia cardíaca por déficit de titina, el alcohol puede empeorar su condición”, subraya el doctor Paul Barton, uno de los autores del estudio.

Fuente: Sputnik