Trump pide muro y medidas contra menores no acompañados a cambio de proteger a “Dreamers”

0
35

De aprobarse las medidas migratorias favorecerían a cerca de 5.2 millones de personas, incluyendo a jóvenes soñadores y padres con hijos estadounidenses, sostiene un reporte del Migration Policy Institute (MPI). (Soudi Jiménez)

El presidente estadunidense Donald Trump condicionó un alivio migratorio para unos 800 mil jóvenes migrantes o “dreamers” a que el Congreso apruebe fondos para endurecer el control fronterizo contra miles de niños que huyen de la violencia en Centroamérica y a recursos para construir un muro en la frontera con México.

El gobierno de Trump lanzó hoy una lista de prioridades de inmigración que amenazan con descarrilar los esfuerzos para proteger de la deportación a cientos de miles de jóvenes inmigrantes, muchos de los cuales fueron traídos ilegalmente a Estados Unidos como niños.

Las demandas incluyen la revisión del sistema de tarjetas verdes del país, la contratación de 10.000 oficiales de inmigración más y la construcción de un muro a lo largo de la frontera sur. Muchas son políticas que los demócratas han dicho explícitamente están fuera de la mesa.

Sin embargo, funcionarios del gobierno de Trump dijeron que el presidente insistirá en su paso a cambio de apoyar la legislación que extendería el programa de DACA.

“Estas prioridades son esenciales para mitigar las consecuencias legales y económicas de cualquier subvención o estatus a los receptores de DACA”, dijo a los periodistas el director de asuntos legislativos de la Casa Blanca, Marc Short. “Pedimos que estas reformas sean incluidas en cualquier legislación relacionada con el estatus de los receptores de DACA”.

Iniciado bajo el presidente Barack Obama, DACA protegió a cientos de miles de jóvenes de la deportación y les permitió seguir trabajando legalmente en los EE.UU. Trump anunció una eliminación del programa el mes pasado, pero ha dado al Congreso de seis meses para llegar a un arreglo legislativo

La lista de demandas incluye: limitar las tarjetas verdes a los cónyuges y los hijos menores de ciudadanos estadounidenses y residentes legales permanentes y crear un sistema basado en puntos.

La Casa Blanca también dijo que quiere aumentar los honorarios en los cruces fronterizos, hacer más fácil el deportar a miembros de pandillas y niños no acompañados, y revisar el sistema de asilo. Y quiere nuevas medidas para acabar con las “ciudades santuarios”, que no comparten información con las autoridades federales de inmigración, entre otras propuestas.

Los demócratas se oponen a muchas de las exigencias establecidas en la lista de la administración.

En una declaración conjunta, la líder demócrata Nancy Pelosi y el líder demócrata del Senado Chuck Schumer dijeron que la lista “va mucho más allá de lo razonable” y “no representa ningún intento de compromiso.

“La Administración no puede mostrar un compromiso serio de ayudar a los Soñadores si comienzan con una lista que es un condena para la comunidad de inmigrantes y para la gran mayoría de los estadounidenses”, escribieron.

“Si el presidente se tomaba en serio la protección de los soñadores, su personal haría un esfuerzo de buena fe para hacerlo”, dijeron.

El representante Joaquín Castro, de Texas, acusó a la administración de tratar de “usar a los Soñadores como moneda de cambio para lograr los objetivos de deportación y detención del gobierno”.

“El Congreso debe rechazar esta lista de deseos de la política anti-inmigrantes”, dijo, añadiendo: “Los inmigrantes son humanos, debemos elaborar políticas que los traten como tales”.

El portavoz de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, Doug Andres, dijo que el grupo de trabajo de inmigración de la Cámara revisará la lista y consultará con los miembros republicanos y la administración.