Un cambio de vida para quienes sufren migrañas

0
93

Fue aprobado el primer medicamento preventivo

El primer medicamento diseñado para prevenir las migrañas fue aprobado recientemente por la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos. Muchos expertos creen que es el comienzo de una nueva etapa en los tratamientos para la gente que padece la forma más extrema de esos dolores de cabeza.

El fármaco, que se llama Aimovig y es fabricado por Amgen y Novartis, se trata de una inyección mensual con un dispositivo similar a un aplicador de insulina. El precio al público será de US$ 6.900 al año, y Amgen dijo que pronto estará disponible para los pacientes.

Aimovig bloquea un fragmento de proteína, CGRP, que inicia y prolonga las migrañas. Otras tres empresas farmacéuticas –Lilly, Teva y Alder– tienen medicamentos similares en etapas finales de estudio o en espera de aprobación de la FDA.

“Los medicamentos tendrán un efecto enorme”, dijo Amaal Starling, neuróloga y especialista en migraña en la Clínica Mayo en Phoenix. “Es un momento realmente increíble para mis pacientes y para todos los neurólogos que atienden a pacientes con migrañas”.

Millones de personas sufren de migrañas severas con tanta frecuencia que están incapacitados o desesperados. Estos medicamentos no previenen todos los ataques de migraña, pero pueden disminuir su fuerza y su frecuencia hasta en un 50% o más.

Hasta ahora, los medicamentos para prevenir migrañas estaban diseñados para el tratamiento de otras enfermedades, como la hipertensión. No son muy efectivos, funcionan solo de manera temporal y muchas veces producen efectos secundarios intolerables.

En pruebas clínicas, las personas que ingirieron las nuevas medicinas no expresaron tener más efectos secundarios que las que estaban tomando el placebo. Los efectos secundarios a largo plazo y en personas con enfermedades crónicas aún están por determinarse.

“Por ahora, todo se ve fantástico”, dijo Stewart J. Tepper, profesor de Neurología en Dartmouth College, al referirse a las nuevas sustancias. “Cambiarán la manera en que tratamos la migraña”, afirmó.
Una de cada siete personas en el mundo sufre de migrañas, casi el 20% de las mujeres y 10% de los hombres.

Cerca del 2% de la población mundial padece migrañas crónicas. En algunos cálculos, la migraña es la tercera enfermedad más común del mundo, y se coloca entre las 10 causas más frecuentes de discapacidad.

No solo se trata de un dolor de cabeza: una migraña muchas veces va acompañada de síntomas incapacitantes como náusea y vómito, dificultad para hablar y aversión a la luz y el ruido. El dolor de cabeza puede ser punzante y durar desde unas horas hasta varios días.

En una revisión previa de medicamentos para la migraña, el Institute for Clinical and Economic Review, una institución sin fines de lucro, encuestó a pacientes con migrañas frecuentes. Muchos dijeron que nunca hacían planes o compromisos –incluso evitaban trabajar– porque nunca sabían cuándo iban a sufrir una migraña que pudiera inhabilitarlos por horas o días.

Estaban “frustrados, deprimidos, abatidos, aislados”, según el informe, o sentían que eran una carga para la sociedad. Se quejaban de ser estigmatizados porque la gente no toma sus migrañas con seriedad. Muchos habían probado una larga lista de tratamientos con pocos o nulos resultados.

La idea detrás de los nuevos fármacos se remonta a la década de 1980, cuando los investigadores se dieron cuenta de que el fragmento proteínico CGRP parecía tener relación con las migrañas. Transmite señales entre los nervios y también dilata los vasos sanguíneos. Finalmente, se aclaró el panorama: la gente que sufre de migrañas parece producir demasiado CGRP.