Un espaldarazo al libre comercio en tiempos de guerra protectora

0
283

Un grupo de 11 países de Oceanía, Asia y Latinoamérica firmaron un acuerdo inédito

Cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que se bajaría del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) si resultaba electo hubo quienes firmaron el acto de defunción de ese ambicioso tratado interregional.

Pero a pesar del proteccionismo que propone la Casa Blanca, el libre comercio goza de buena salud. Así quedó demostrado este jueves nada más ni nada menos que en Santiago de Chile donde 11 países –Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam– se comprometieron a un pacto inédito.

Los Estados suscribieron el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (Cptpp, en inglés) y dieron una fuerte señal en un momento en el que la Organización Mundial del Comercio no logra avances sustativos y en el que Washington promulgó la imposición de fuertes aranceles para la importación de aluminio y acero que se hará efectiva en 15 días, una medida resistida por sus socios y rivales.

“Cuando hay tarifas que se colocan a ciertos productos y hay amenaza de una guerra comercial, nosotros vamos a dar una señal de apertura”, dijo el canciller chileno, Heraldo Muñoz.

El TPP se cocinó durante los días de Barack Obama en el Salón Oval y estaba inicialmente previsto para frenar la influencia creciente de China en el comercio mundial. Si con Estados Unidos abarcaba el 40% de la economía mundial, la salida de su principal socio comercial redujo su participación a entre 15% y 18%. Pero aun así constituye un tratado histórico.

“Es el acuerdo de libre comercio más importante, el más grande y el de más altos estándares que se haya firmado a nivel mundial”, dijo el jefe de la diplomacia chilena.

En total los 11 Estados alcanzan un mercado de 498 millones de personas y un ingreso per cápita de US$ 28.090. Cuando entre en vigor el acuerdo, liberará entre 65% y 100% del universo arancelario de los países miembros.

El Cptpp excluye 20 disposiciones del acuerdo original, en su mayoría relacionadas con la propiedad intelectual que impuso Estados Unidos y que habían generado un fuerte rechazo en la sociedad civil.

A nivel general, el Cptpp contempla un mayor acceso a mercados, ventajas en áreas como servicios e inversiones, ambientales y laborales, comercio electrónico y compras públicas. Incorpora, además, nuevas temáticas en materia de pymes, género, anticorrupción, competitividad, empresas del Estado, desarrollo y coherencia regulatoria.

En la antesala de la firma del tratado, Chile, Canadá y Nueva Zelanda firmaron acuerdos para asegurar los beneficios de la liberalización del comercio a sus ciudadanos y reforzar los mecanismos de solución de controversia de inversionistas con el Estado.

“Estamos muy orgullosos (…) de demostrar al mundo que el comercio progresivo es el camino a seguir”, dijo el ministro de Comercio de Canadá, François-Philippe Champagne.

Beneficios
Los tres países latinoamericanos del acuerdo –Chile, Perú y México– que ya cuentan con múltiples TLC con las naciones del Asia Pacífico incrementarán aun más sus ventajas comerciales en esos mercados con este acuerdo.

Chile, que destina el 17% del total de sus exportaciones a las economías del Cptpp, mejorará especialmente su acceso a Japón, Canadá, Malasia y Vietnam. México y Perú incrementarán por su parte el acceso a países como Vietnam y Malasia.

Para México el tratado constituye una ventana de oxígeno en un momento en el que la tiene difícil con su principal socio comercial con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.
El país azteca destina a Estados Unidos el 80% de sus exportaciones. Pero desde que Trump llegó al poder con su política comercial, México ha buscado los caminos para ampliar su cartera.

México y Canadá exentos de aranceles
El presidente estadounidense, Donald Trump, firmó este jueves una Proclamación que impone aranceles de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio, aunque México y Canadá quedaron exentos “por ahora” de esa tasa, informó un alto funcionario de la Casa Blanca.

El resultado de la negociación del NAFTA que está en curso determinará si los países vecinos conservan ese privilegio.

Estos aranceles entrarán formalmente en vigor en un plazo de 15 días, añadió la fuente, quien puntualizó que el gobierno estadounidense está abierto a conversar “país por país” para negociar eventuales exenciones.

Trump declaró que la imposición arancelaria es “muy justa”.