Así funciona el móvil plegable de Samsung

0
110

El Galaxy Fold es más alargado que un teléfono tradicional y bastante más ancho. Está pensado para poder ser guardado en un bolsillo, pero tiene que ser profundo. La ejecución simultánea de aplicaciones funciona bien y gana en programas de imágenes

Una mariposa. Este es el animal escogido por Samsung para representar de forma icónica el Galaxy Fold. Es el primer móvil plegable de la marca coreana y, al igual que una mariposa bate sus alas, la gran pantalla de este smartphone puede doblarse por la mitad y volver a desplegarse una y otra vez. El Fold funciona como un híbrido con dos pantallas. Cuando está abierto, es como una pequeña tableta de 7,3 pulgadas. Al cerrarlo, se puede usar como un móvil plegado con una pantalla externa de 4,6 pulgadas.

No es el primer teléfono flexible del mercado. Al igual que Samsung, varias compañías llevan años trabajando en el concepto. Royole ha lanzado su smartphone flexible FlexPai y Huawei prevé sacar a la venta su móvil con pantalla plegable Mate X a mediados de 2019. Pero el Galaxy Fold es el primer teléfono que se dobla de Samsung, uno de los gigantes tecnológicos con más ventas en el mercado. Hasta el momento, solo se había podido ver el dispositivo dentro de vitrinas en eventos como el congreso mundial de móviles, que tuvo lugar en Barcelona el pasado febrero. Ahora EL PAÍS ha podido tener un primer contacto con el móvil en un viaje a Londres al que ha sido invitado por Samsung.

A la izquierda, el Galaxy Fold. A la derecha, un Galaxy S10+ I. R.

Cuando el dispositivo está cerrado, parece que se trata de dos móviles —uno encima de otro— unidos con una bisagra. Es más alargado que un teléfono tradicional y bastante más ancho. Está pensado para poder ser guardado en un bolsillo. Pero, debido a su altura, sobresaldría en unos vaqueros ajustados. Con este formato, resulta más cómodo usarlo con una sola mano. Puede ser útil para mandar mensajes, responder a una llamada, tuitear, hacer una consulta rápida en Internet o reproducir una canción en Spotify.

Pero cuando se trata de ir más allá, la pantalla de 4,6 pulgadas se queda pequeña. El terminal, que estará disponible para reservar a partir del día 26 de abril y se pondrá a la venta el 3 de mayo en España, se abre con dos manos como un libro o un ordenador portátil. Al hacerlo, no da la sensación de que el dispositivo sea frágil o se vaya a romper. Solo suena un pequeño clic. Y el móvil se transforma en una especie de tableta en la que todo se ve a grandes dimensiones. Las fotos de Instagram ocupan la gran pantalla de 7,3 pulgadas y se convierte en un dispositivo idóneo para visualizar una película, leer el periódico o probar un videojuego. No obstante, se aprecia una pequeña línea vertical en la pantalla justo por donde se dobla el terminal.

La pantalla principal exterior es Superamoled con resolución HD+. La más grande, ubicada en el interior, es Dynamic Amoled, con resolución QXGA+. 3. Esta última pantalla se pliega gracias a una capa de polímero y a que es aproximadamente un 50% más fina que la típica pantalla de un smartphone. La compañía asegura que el terminal está pensado para poder ser abierto y cerrado sin ningún problema al menos en 200.000 ocasiones. Cada usuario desbloquea el móvil unas 100 veces al día, según estima un empleado de la compañía: “El teléfono, por lo tanto, duraría unos cinco años”. Al abrir el Galaxy Fold, destaca lo que la compañía coreana llama continuidad de las aplicaciones. Se trata de la capacidad del smartphone de lanzar una misma app de la pantalla pequeña a la grande. Esta característica funciona bien con aplicaciones de Google como el calendario o Google Maps.

Varias aplicaciones ejecutadas a la vez en el Galaxy Fold.

Hasta tres aplicaciones a la vez
En la pantalla grande es posible mostrar hasta tres aplicaciones al mismo tiempo. El usuario puede, por ejemplo, ver un vídeo en Youtube, mientras busca información sobre la misma en Google y comparte impresiones con un amigo por WhatsApp. Todo en la misma pantalla. Aunque hay algunas apps como Instagram que, por el momento, no están diseñadas para ser abiertas con este formato.

Además, el Galaxy Fold solo estará al alcance de algunos usuarios. Su precio es bastante elevado. En Estados Unidos costará 1.980 dólares y en España valdrá cerca de 2.000 euros. La compañía todavía no ha concretado el precio exacto ni los canales de venta y distribución en el país. Los colores en los que podrá comprarse son plateado (Space Silver), negro (Cosmos Black), verde (Martian Green) y azul (Astro Blue). La bisagra que permite que el móvil se doble puede ser color plata o dorada.

Imagen de Instagram en la pantalla desplegada.

El teléfono cuenta con dos baterías que juntas alcanzan los 4.380 mAh, un potente procesador de 7nm, y seis cámaras (tres traseras, dos delanteras, y una en la tapa exterior para cuando está plegado). En un lateral de la pantalla incorpora, además de los botones de desbloqueo y de ajuste del volumen, el lector de huellas. No tiene un conector para auriculares (minijack), por lo que tendrán que ser inalámbricos —Samsung incluirá en la caja del móvil los auriculares Galaxy Buds— y puede convertirse en un cargador inalámbrico que alimente tanto a otros móviles como a wearables compatibles con ese estándar de carga (certificación Qi). Basta activar la función de cargador y colocar el otro aparato encima del reverso del Galaxy Fold.