Britney Spears se retira para cuidar a su padre

0
375

La cantante tenía 32 espectáculos programados entre el 13 de febrero y el 17 de agosto por los que hubiera ganado alrededor de medio millón de euros por cada uno de ellos

Cuando la cantante Britney Spears tocó fondo en 2007 —se divorció, perdió la custodia de sus hijos, acudió a rehabilitación y tuvo problemas mentales— su principal apoyo fue su padre, Jamie Spears, quien estuvo a su lado, cuidando de ella y gestionando la custodia de sus dos hijos pequeños. Ahora, la estadounidense ha anunciado una retirada de la música para cuidar de él, de 66 años, que ha estado a punto de morir. Tras años de escándalos —las casas de apuestas llegaron a ofrecer premios por acertar el día de una muerte que parecía inminente— Spears vive su momento más familiar, maduro y responsable.

Justo cuando había trabajado por relanzar su carrera y en un momento de éxito profesional, la familia ha primado por encima de todo. Spears tenía 32 espectáculos programados dentro de su gira Britney: Domination, su segunda residencia de conciertos en Las Vegas, programados entre el 13 de febrero y el 17 de agosto, y por los que la cantante habría ganado alrededor de medio millón de euros por cada uno de ellos. Todos quedan suspendidos “hasta nuevo aviso”, detalla la artista en un comunicado.

Spears anunció la retirada a través de sus redes sociales con un mensaje que acompañó de una fotografía antigua junto a sus padres. “No sé ni siquiera cómo comenzar esto, porque es demasiado duro para mí”, comenzaba su mensaje. “No voy a actuar en mi nuevo espectáculo Domination. He estado deseando esta actuación y veros a todos este año, hacer esto rompe mi corazón”, añadió. El motivo lo tiene claro y es que “es importante poner a la familia en primer lugar”. No tiene dudas de que “es la decisión que tenía que tomar”.

View this post on Instagram

I don’t even know where to start with this, because this is so tough for me to say. I will not be performing my new show Domination. I’ve been looking forward to this show and seeing all of you this year, so doing this breaks my heart. However, it’s important to always put your family first… and that’s the decision I had to make. A couple of months ago, my father was hospitalized and almost died. We’re all so grateful that he came out of it alive, but he still has a long road ahead of him. I had to make the difficult decision to put my full focus and energy on my family at this time. I hope you all can understand. More information on ticket refunds is available on britneyspears.com. I appreciate your prayers and support for my family during this time. Thank you, and love you all… always.

A post shared by Britney Spears (@britneyspears) on

“Hace dos meses, mi padre fue hospitalizado y casi muere. Estamos todos muy agradecidos de que sobreviviera, pero todavía tiene un largo camino que recorrer. He tenido que tomar una decisión muy difícil para centrar todas mis energías en mi familia”, explicó Spears, de 37 años, que pidió disculpas a todos sus fans y deseó actuar sobre el escenario algún día.

La intérprete de Toxic y de Baby one more time siempre ha estado muy unida a su padre. Después del anuncio, ha contado a la revista People que mantienen “una relación muy especial”. “Quiero estar con mi familia en este momento, tal y como ellos siempre han estado para mí”. Desde que Jamie Spears fuera operado de urgencia después de una ruptura de colon, tuvo que permanecer hospitalizado 28 días y se encuentra “mejorando en casa, ganando fuerzas y deseando una recuperación completa”. La cantante ha permanecido todo este tiempo “tremendamente implicada en el cuidado de su familia” y así es como desea continuar.

Hace 12 años ocurrió el caso contrario. Spears sufría problemas mentales y adicciones, protagonizaba agresiones a fotógrafos, accidentes de coche y actuaciones que no estaban a la altura de quien un día fue la reina del pop. Su padre decidió que era el momento de dedicar su vida a cuidar de su hija y de sus dos nietos, Sean Preston (2005) y Jayden James (2006), que Spears tuvo con el bailarín Kevin Federline, de quien se divorció en 2007. El abuelo obtuvo la custodia de los menores e hizo todo lo posible para que su hija se recuperara. Se convirtió en su tutor legal, la acompañó a rehabilitación y le animó a centrarse en su familia y en la música y dejar atrás los excesos, los divorcios y las bodas que duran 55 horas —Britney Spears se casó en 2004 con Jason Allen Alexander en Las Vegas y se divorciaron 55 horas después—.

La música y la familia salvaron a Britney Spears. Ha vuelto a tener éxito en los escenarios, es feliz junto a sus hijos y tiene una pareja estable, el entrenador personal Sam Asghari, de 25 años, con quien comparte viajes, deporte y bailes. No solo ella se recuperó, sino que toda la familia resultó más unida. Los padres de la cantante, Jamie y Lynne, se divorciaron en 2002 después de casi 30 años de matrimonio y en 2010 retomaron su relación. Aunque no volvieron a casarse, han permanecido juntos desde entonces. La recuperación de Britney unió a los padres y a los tres hijos —Britney, Bryan y Jamie Lynn—. Ahora se sienten orgullosos de ella, tal y como dijo su madre a la revista People. “Estoy muy orgullosa de mi hija y de sus triunfos, pero sobre todo estoy especialmente orgullosa de la madre que es y de la mujer en la que se ha convertido”.