Carvajal: “Con el 0-1 hemos dado un pasito atrás”

0
206

El lateral lamenta la ventaja perdida y Solari se felicita por “un trabajo serio”

Hombre de naturaleza flexible, cordial e imaginativa, cuando Santiago Solari se pone el traje de entrenador del Real Madrid y se presenta en público experimenta una metamorfosis robótica. Se vuelve rígido. Apenas se le había descolgado un mechón del tupé cuando salió a la sala de conferencias para pronunciar uno de sus discursos estructurados, medidos y cautelosos. Acababa de atravesar el umbral que la historia reserva a muy pocos entrenadores: dirigir un clásico. Era su gran noche y solo se advertía su satisfacción por el leve rubor de sus mejillas y la sonrisa mal reprimida. Había recogido un equipo deshecho tras el 5-1 del clásico de Liga en el Camp Nou del 28 de octubre y había completado el círculo en el mismo escenario con un 1-1 que tres meses después convalidaba su buen trabajo. Si el Barça es la mejor piedra de toque, el partido que destrozó el proyecto de Julen Lopetegui sirvió para demostrar que el nombramiento de Solari como su sucesor fue un acierto. Sea cual sea el destino que le depare esta temporada, gracias a Solari el Madrid ha permanecido a flote a través del temporal.

“En términos de justicia es difícil hablar cuando hablamos de fútbol”, dijo el técnico, preguntado por la justicia del empate. “Tuvimos ocasiones claras en el primer tiempo y al final del segundo. Recuerdo en especial una oportunidad de Gareth solo ante el portero. Me quedo con que ha sido un partido precioso, muy bonito, con mucha calidad, vistoso y con alternancia. Bonito para los que estábamos trabajando y para los aficionados de cualquier club”.

“Las comparaciones son infructuosas”, dijo, cuando le preguntaron por el contraste del buen partido de su Madrid frente al naufragio del equipo en el último acto de la tragedia de Lopetegui. “Solo puedo decir que mostramos un grupo de jugadores que trabaja muy en serio. Eso lo confirma el partido de hoy. Nos vamos satisfechos con lo que hicimos. Pero es una eliminatoria abierta. Hay muchísima calidad en el terreno de juego y eso hace que en el partido de vuelta en el Bernabéu [el próximo 27 de febrero] puedan pasar muchísimas cosas en poco tiempo”.

“No me sorprende Vinicius”, replicó, preguntado por la buena actuación del brasileño; “porque le conozco. Pero comprendo que un chico de 18 años se desenvuelva de esta manera sorprendente en términos generales porque no es algo que suceda muy a menudo. Tiene mérito él y sus compañeros que lo aconsejan, lo sustentan y dan sustancia a los partidos para que él pueda brillar”.

Solari apenas abandonó la coraza cuando alguien le señaló el partido que había hecho Lucas Vázquez y le inquirieron por las razones de la confianza que ha depositado en él. “Lucas tiene alguna de las virtudes que más valoro del carácter español”, respondió; “es solidario y es valiente”.

Llorente, lesionado

El técnico admitió estar preocupado por las molestias que sufre Marcos Llorente en el aductor derecho. El mediocentro debió ser sustituido por Casemiro en la segunda parte y, por sus gestos, parece poco probable que esté listo para disputar el derbi en el Wanda el próximo sábado. “Vamos paso a paso”, dijo el entrenador, reacio a admitir que el cruce con el Barça desgastará a su equipo, obligado a recuperarse del esfuerzo en dos días y medio.

Solari mostró su flanco más hermético cuando le preguntaron por Marcelo, que es, junto con Isco, el futbolista a quien más ha marginado. Muy desasistido por Kroos, que apenas basculó en su ayuda, el lateral brasileño se vio desbordado por las aventuras conjuntas de Malcom y Semedo. Interrogado por la mala noche que acababa de vivir Marcelo, el técnico evitó pronunciarse sobre el punto. “Marcelo”, dijo, dando un rodeo, “es nuestro segundo capitán. Es cien por cien madridista. Antepone el club a todo. Trabajamos para encontrar la mejor versión de todos los jugadores”.

“Es complicado defender cuando te hacen superioridades”, advirtió Dani Carvajal, justificando los problemas de Marcelo en el otro costado. Mientras él defendió con la ayuda de Modric y Lucas, Marcelo lo hizo con el joven Vinicius y con el distraído Kroos.

“Después del descanso hemos dado un pasito atrás”, dijo Carvajal, el más autocrítico de los madridistas. El lateral confesó que su equipo especuló con el 0-1: “Ha sido un buen resultado por el gol fuera de casa, pero nos vamos con la sensación de poder haber sacado más”.