Casillas y Pepe miden la crisis de la Roma

0
315

El conjunto italiano, semifinalista el curso pasado, vive una etapa convulsa en la que se cuestiona la figura de Monchi, director deportivo, y la del técnico Di Francesco

En plena combustión, la Roma recibe al Oporto. Un cruce señalado como el que menos glamour desprende y menos expectación despierta de los octavos de final de la Liga de Campeones. Todo se cuestiona en el club romano. La figura de Monchi, director deportivo, está en la diana de los tifosiy por extensión la del técnico, Di Francesco. A la pareja se le culpabiliza del sexto puesto que ocupa en la tabla, aunque a solo un punto de la cuarta plaza que otorga plaza en la Champions, y de la humillación por 7-1 ante la Fiorentina en cuartos de la Copa. Di Francesco espera que la competición que le encumbró la temporada pasada tras alcanzar las semifinales, llevándose por delante al Barcelona en cuartos, revitalice al núcleo duro del plantel. Kolarov, Manolas y Dzeko, héroes hace menos de un año, también están bajo sospecha. Lo mismo que Nzonzi, Pastore y Justin Kluivert, los fichajes estrella del curso. Ninguno ha rendido al nivel esperado. “El camino es largo, pero esta es una buena ocasión para hacer un gran partido y entusiasmar al ambiente. En Champions tenemos que ser ambiciosos”, advierte Di Francesco.

Enfrente, el Oporto de Casillas, Pepe y Óliver Torres, se presenta en Roma como líder de su campeonato y esa etiqueta de equipo siempre incómodo cuando compite en Europa. El regreso de Pepe ha desplazado al lateral derecho a Militao, que se había convertido en uno de los centrales más apetecibles del mercado. Sergio Conceiçao no podrá contar con Marega, el extremo maliense que había roto como goleador, ni con Corona, que ocupa el ala derecha del ataque. El brasileño Tiquino Soares (14 goles en todas las competiciones), será la referencia en ataque del campeón portugués.