Competición fija el clásico Barcelona – Real Madrid para el miércoles 18 de diciembre

0
107

Ambos clubes coinciden en la nueva fecha del partido que iba a jugarse este sábado, mientras LaLiga anuncia que estudia ante qué instancia recurrir la resolución

El Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ha fijado para el próximo miércoles 18 de diciembre el partido FC Barcelona-Real Madrid inicialmente previsto en el Camp Nou para este sábado 26 de octubre a las 13.00. Se trata de la fecha en que estaban de acuerdo tanto los clubes como la RFEF y que, sin embargo, contaba con la oposición de LaLiga, que prefería el miércoles 4 de diciembre, lo que ha propiciado casi una semana de deliberaciones del Comité y presentación de diversos escritos de las partes en los que LaLiga y la RFEF se disputaban la competencia para determinar la nueva fecha.

Después de conocer el fallo, LaLiga ha emitido un comunicado en el que dice que “no comparte la resolución”, y anuncia que “está estudiando la documentación recién recibida del expediente referente a este procedimiento para valorar las posibles acciones legales a entablar, contra las instituciones que corresponda y ante los organismos públicos u órganos jurisdiccionales que estime oportuno”.

En su resolución de este miércoles, el Comité de Competición concluye que “en ausencia de un procedimiento expresamente regulado” entendía que “como la fórmula más objetiva y razonable, procedía dar audiencia a todos los interesados, en la búsqueda del máximo consenso posible”. Añade que considera que “en la decisión deben primar esencialmente las razones de naturaleza deportiva y el máximo consenso posible entre las partes, acreditándose de esta manera que la fecha más adecuada es la ya mencionada de 18 de diciembre”. Deja además constancia de que la coincidencia encontrada incluye a todas las partes, “con la excepción de la LNFP [LaLiga]”.

A la vista de los incidentes violentos en las calles de Barcelona producidos después de conocerse la sentencia del juicio del procés, LaLiga solicitó a la RFEF intercambiar el orden de los clásicos y jugar el primero en el Bernabéu y el programado para el 1 de marzo en el Camp Nou, alegando causas de fuerza mayor. La RFEF y los clubes se opusieron a la propuesta de la permuta de fechas. El organismo presidido por Luis Rubiales por no contemplarse esa fórmula y los clubes aludiendo a sus intereses deportivos y a la integridad de la competición.

En una primera resolución, el Comité de Competición decidió el pasado viernes, 18 de octubre, aplazar el encuentro en atención a esas causas de fuerza mayor y pedir a los clubes que llegaran a un acuerdo sobre la nueva fecha antes de las 10.00 del lunes siguiente, 21 de octubre. Ese mismo viernes ambos coincidieron en proponer el miércoles 18 de diciembre, como habían hecho el día anterior. El Barcelona, como ha mantenido desde el comienzo, manifestó que prefería jugar en la fecha inicialmente prevista, y añadió que se oponía a jugar el miércoles 4 de diciembre, también disponible en el calendario, “por tener un partido la semana posterior en la Champions League”.

La opción del 18 de diciembre se correspondía también con la propuesta del director de Competiciones de la RFEF, aunque contaba con la oposición de LaLiga, cuya primera elección seguía siendo intercambiar los clásicos. De no ser así, su segunda propuesta la semana pasada fue llevar el partido al sábado 7 de diciembre, lo que implicaba modificaciones en otros dos partidos del campeonato. Ese fin de semana el calendario prevé la jornada 16, con un Barcelona-Mallorca y un Real Madrid-Espanyol, que tendrían, a su vez, que moverse. Además, esos días los dos grandes podrían tener todavía abierta su clasificación para los cruces de la Champions: el martes 10, solo tres días después, en la última jornada de la fase de grupos, el Barça tiene que visitar al Inter en Milán. Y el miércoles 11 los blancos deben viajar a Brujas.

LaLiga presentó el viernes un escrito en el que sostenía que “la decisión de cambio de la fecha del partido más importante de LaLiga no puede quedar a la decisión de los dos clubes participantes”, y añadía que en este caso “no se puede prescindir de su necesaria y trascendental intervención. Hacerlo sería ilegal y supondría una grave irresponsabilidad del Comité”. LaLiga argumentaba que el real decreto que regula la venta centralizada de los derechos televisivos les encarga “la maximización de los ingresos” por este concepto, algo directamente ligado a las franjas horarias elegidas. El encuentro había sido fijado un sábado a las 13.00 para explotar al máximo las audiencias en el mercado asiático. Por su parte, el Comité de Competición menciona en su fallo de este miércoles los artículos 42, 240 y 241 del reglamento general federativo, como base que le habilita a suspender el partido y fijar una nueva fecha.

La última idea que el organismo presidido por Javier Tebas puso sobre la mesa la semana pasada fue llevar el clásico al miércoles 4 de diciembre, ya que el 18 están previstos partidos de Copa del Rey, aunque de una ronda de la que están exentos los equipos que disputan la Champions. En un tercer escrito, LaLiga añadió que el 18 de diciembre también estaba prevista una semifinal del Mundial de Clubes.